Alertan por sobre exposición al sol

Especialmente para adultos mayores, niños, enfermos y personas obesas

Por Arcadio Treviño G.

Juan José Sosa Fernández director del centro de salud rector dijo a CONTACTO que si no se adoptan las medidas necesarias, el calor puede ser un enemigo peligroso para la salud, especialmente para las personas mayores, los niños, los enfermos y las personas obesas. El organismo se defiende del calor con el sudor, que es lo que le permite enfriarse. Pero con él se elimina mucha agua, además de sales y minerales que le son necesarias. Es por ello que cuando el calor es excesivo, no se bebe la suficiente agua, se está demasiado tiempo expuesto a altas temperaturas y no se reponen las sales y minerales eliminadas con el sudor pueden surgir problemas para la salud que pueden incluso suponer la muerte:

Deshidratación: es, con la insolación, la enfermedad más peligrosa que puede producir el calor si no se reponen los líquidos que el organismo elimina a través del sudor, la orina y las heces. Si no se reacciona ante los primeros síntomas puede llevar a la muerte en pocos días. Golpe de calor o insolación: se produce como consecuencia de una larga exposición al sol, a temperaturas elevadas y más aún en condiciones de humedad elevada. Una de sus consecuencias inmediatas suele ser la deshidratación. Los primeros síntomas pasan por una elevada sudoración y aceleración del pulso y la respiración, para dejar paso a náuseas, vómitos y rápida elevación de la temperatura corporal (puede superar los 40º), causando desmayos, colapsos e incluso la muerte.  Enfermedades causadas por el calor. Afecciones cutáneas: la excesiva sudoración puede ocasionar la aparición de eritemas cutáneos, es decir, el enrojecimiento e inflación de la piel, incluso con la aparición de sarpullidos en aquellas zonas en las que se concentra la humedad, el calor y el roce de la ropa. Son más frecuentes en axilas, ingles  y pliegues de la piel. Calambres musculares: se producen por la pérdida de sales y minerales a través del sudor, cuando éstos no se reponen de forma adecuada. Es frecuente que aparezcan durante la realización de un ejercicio intenso o inmediatamente después, con mayor frecuencia en piernas, brazos y abdomen, dependiendo del tipo de ejercicio que se ha realizado.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button