CNTE amaga con tumbar la reforma educativa de AMLO

CIUDAD DE MÉXICO (EL UNIVERSAL).- Bajo consignas de que la revocación de mandato “es un fraude” y contra el gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) realizaron una marcha que culminó en el Zócalo capitalino y cuyo fin es “tirar” la reforma educativa morenista.

En esta ocasión no lo hicieron solos, se les sumaron otras organizaciones en defensa del agua, el Sindicato Mexicano de Electricistas, la Unión Nacional de Telefonistas y grupos que están en contra de la reforma eléctrica, con los que tejieron alianzas para marchar el 1 y el 15 de mayo próximos en la capital del país.

Los integrantes de la CNTE eran 600 y con el respaldo de esos organismos la movilización llegó a 3 mil este domingo en el que se consultó a la ciudadanía sobre la revocación de mandato. Muchos de ellos no acudieron a votar. “No me interesa”, fue la respuesta que lanzaron  maestros a la hora de preguntarles si acudirían a las urnas. Otros más soltaron la carcajada para luego guardar  silencio.

“El ejercicio de  revocación de mandato es una simulación más de la autodenominada Cuarta Transformación, de esta manera el gobierno seguiría imponiendo su proyecto burgués neoliberal de nación”, señaló uno de los líderes centistas oaxaqueños.

La CNTE sabe que durante estos últimos años su fuerza ha ido decreciendo, por eso esa alianza con distintos grupos. Uno de los docentes comentó que el contingente con mayor presencia en la capital del país, cuando se organizaban movilizaciones, siempre era el de Oaxaca.

Hasta antes de julio de 2013 esa ala magisterial controlaba el Instituto Estatal de Educación Pública en esa entidad, por lo que contaban con recursos suficientes para trasladarse a la capital del país a movilizarse.

El docente dijo que incluso a cada profesor que participaba en las marchas y plantones en la Ciudad de México se le pagaban 250 pesos diarios y se le solventaban los alimentos.

“Por eso es que venían no cientos, sino miles de compañeros de Oaxaca. Había recursos y ahora que ya no hay recursos, el contingente oaxaqueño se quedó sin apoyo”, señaló el maestro.

De ahí que la coordinadora haya aceptado la participación de distintos grupos en sus movilizaciones, para unir fuerzas y replantear nuevas manifestaciones, en las que está contemplado un paro nacional de labores,  resaltó Pedro Gómez Bámaca, líder de la Sección 7 en Chiapas.

El dirigente chiapaneco comentó a EL UNIVERSAL que es necesario que la CNTE recobre fuerza, no sólo para lograr que el Presidente de la República les abra nuevamente las puertas de Palacio Nacional y que se dé solución a sus demandas, sino para echar abajo la reforma educativa del gobierno morenista.

“Tenemos que revisar qué alternativas tenemos, qué caminos nos quedan como trabajadores para poder abrogar de manera definitiva esta nueva mal llamada reforma educativa, como la hemos denominado”, aseveró.

La marcha de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación fue pacífica, tranquila… sólo con gritos y consignas por el desabasto de medicamentos y por el incremento de la violencia en todo el territorio nacional.

Gamaliel Guzmán Cruz, dirigente de la Sección 18 en Michoacán, aseguró que si es necesario, saldrán a las calles con marchas y bloqueos en distintos puntos del país, a fin de “hacer visible nuestras demandas y que desde el gobierno federal se atiendan las demandas que quedaron pendientes en siete mesas de negociación en Palacio Nacional”.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button