CONFIDENCIAL

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

La ropa sucia se lava en casa.

Las bancadas locales de Morena y el PAN llevaron su pleito doméstico al plano nacional. Eligieron como ring el Senado de la República.

Primero lo hizo el grupo parlamentario guinda, cuando siete de sus diputados acudieron, el martes pasado, a la cámara alta del Congreso de la Unión para, a través de la senadora, Guadalupe Covarrubias, convocar a conferencia de prensa.

Desde ahí, los morenistas encabezados por su coordinadora, Úrsula Patricia Salazar Mojica, la sobrina incomoda del presidente Andrés Manuel López Obrador, repitieron el discurso que han expuesto desde la tribuna del Congreso del Estado.

Arremetieron contra el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca. Lo acusaron de tener sometidos a los poderes legislativo y judicial, de manejar a su antojo el presupuesto estatal, y de engañar a los tamaulipecos con presuntos logros de su administración.

La respuesta no tardó. Este jueves, un grupo de legisladores panistas, encabezados por su coordinador, Félix Fernando García Aguiar, acudió al Senado de la República. 

También ante un nutrido grupo de periodistas, arropados por los senadores Julen Rementería del Puerto, Kenia López Rabadán e Ismael García Cabeza de Vaca, defendieron al mandatario tamaulipeco. 

Reiteraron que Cabeza de Vaca es víctima de una embestida del gobierno federal, porque es de los pocos que han defendido el federalismo.

De paso repitieron las denuncias que se han venido haciendo contra políticos morenistas, por sus presuntos vínculos con la delincuencia organizada, particularmente con los hermanos Julio César y Sergio Carmona Angulo, este último ejecutado en noviembre pasado, en Nuevo León.

¿Qué pretenden morenistas y panistas llevando sus riñas domésticas al aparador nacional?

La verdad, no hay respuesta posible. Si suponían que por acudir a la ciudad de México el reflector mediático llegaría más lejos, se equivocaron. Casi ninguno de los llamados medios nacionales difundió las declaraciones. Hubo una que otra nota escondida en alguna página interior. Pero no pasó de ahí.

Es evidente que todo el problema se circunscribe el contexto electoral que vive Tamaulipas. Es parte de la guerra por la gubernatura.

La cuestión es que, distraídos en ese pleito, los diputados descuidan su principal tarea, que es la de legislar para resolver la problemática que agobia a los tamaulipecos.

Deberían estar ocupados en la búsqueda de soluciones a problemáticas tan graves como el desabasto de agua para uso doméstico de las principales ciudades; el de la sequía que tiene al borde del colapso la agricultura y ganadería; el de la ola de desapariciones de mujeres, entre muchos más que agobian a los tamaulipecos.

Ojalá que, unos y otros entren en razón. Dejen que la competencia electoral la hagan los partidos y sus candidatos. 

Además, no deben olvidar aquella máxima popular de que, “la ropa sucia se lava en casa”.

EL RESTO.

“MADRUGADOR”. -El exdiputado local en la 64 legislatura, Rigoberto Ramos Ordoñez, anda en plena campaña… ¡por la alcaldía de Reynosa!

Así como lo lee. Aunque la renovación de los ayuntamientos será hasta el 2024, el empresario reynosense lleva semanas recorriendo las colonias de la urbe fronteriza, haciendo proselitismo en favor del candidato a la gubernatura, César, “El Truco”, Verástegui Ostos, aunque en realidad las simpatías las busca para su proyecto personal.

Cuestión de recordar que, en el 2021 Rigo intentó ser el candidato de Morena a la alcaldía, pero al final el ganon fue Carlos Peña Ortiz.

Seguramente por eso ahora decidió madrugar en su tarea de conquista de apoyo ciudadano. Además, algo le deben haber prometido desde el PAN en ese sentido.

Algo así como: “Apóyanos y tú serás el candidato del PAN a la alcaldía”. Al tiempo, tiempo.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
  • OPTICA POLITICA
Back to top button