CONFIDENCIAL 

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA. 

Blanca y el Sutspet 

Blanca Valles Rodríguez, cumplirá 29 años al frente del Sindicato Único de los Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Tamaulipas, (Sutspet). 

Sus detractores, y quienes ambicionan su asiento, la acusan de todo. Le dicen que es una cacique. Ponen en duda el manejo de las cuotas sindicales. Le endilgan una presunta riqueza inexplicable.  En suma, la quieren fuera de la dirigencia sindical. 

Sin embargo, habría que preguntarles a los burócratas del estado lo que opinan al respecto. Son ellos quienes mejor saben si con Valles les ha ido bien, más o menos bien o muy mal. 

Es cierto, tres décadas al frente de una organización sindical, sea cual sea, es un exceso. 

No obstante, la pregunta sería: ¿Como le ha ido al sindicato en esos 29 años? 

La respuesta es obvia: El Sutspet es hoy, junto con el SNTE, el sindicato más poderoso en Tamaulipas.  

Pero no solo eso. El Sutspet es una organización sindical que no ha tenido que recurrir a las huelgas, a la manifestación callejera o al chantaje mediático hacia el patrón, para exigir respeto a sus derechos y mejorar sus prestaciones. 

Seguramente en eso se explican las casi tres décadas de Valles Rodríguez como lideresa sindical. 

Como en toda organización siempre habrá inconformes, pero pareciera que entre la burocracia son más los que se sienten a gusto con su dirigencia. 

Claro que los “patrones” también han estado conformes. Hasta el panista, Francisco García Cabeza de Vaca, desistió de su intención inicial de promover el reemplazo de Valles e impulsó su reelección. 

El tema exige análisis porque, ahora, desde el gobierno de Américo Villarreal Anaya, están promoviendo el reemplazo de la dirigencia sindical.  

Por supuesto que quienes más reclaman el cambio son aquellos grupos que ambicionan estar al frente del Sutspet. 

Lamentablemente pareciera que esos que buscan la secretaría general lo hacen porque ven al Sutspet como un botín político y económico, y no porque los mueva un interés genuino de defender los intereses de los trabajadores. 

Para decirlo abiertamente, quieren al Sutspet porque creen que es la ruta más corta para asegurar su futuro económico y el de los suyos. 

Son todos esos detalles los que el gobierno morenista, en calidad de patrón, tendrá que valorar a la hora de decidir acerca de la conveniencia o no de mantener a la misma dirigencia. 

Políticamente también debe haber una valoración sesuda desde Morena, porque en una elección constitucional el voto de la burocracia es el que puede ladear la balanza. 

Por ejemplo, el voto de los burócratas puede decidir quién gana la alcaldía capitalina y las diputaciones que le corresponden a Victoria. 

Entonces, como se puede ver, la decisión para el patrón morenista no es fácil. Sería interesante saber lo que opina la misma Valles: ¿irá por su enésima reelección? 

EL RESTO 

CONTRA LA PARED. – Morena está acorralando al fiscal anticorrupción, Raúl Ramírez Castañeda y al Auditor Superior del Estado, Jorge Espino Ascanio. Los tiene contra la pared. 

Al primero le acaban de enviar un nuevo citatorio para comparecer ante el Congreso del Estado. Los diputados quieren que les explique la sospechosa tardanza en la integración de las carpetas de investigación contra el exgobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, y decenas de exfuncionarios del anterior gobierno acusados de corrupción. 

Tengo mis dudas de que Ramírez vaya a atender el llamado de los legisladores. La ley no lo obliga. 

En el caso del Auditor es diferente. El Pleno legislativo aprobó, el pasado viernes, reformas a la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas, que faculta al Congreso a citarlo a comparecer. No hay forma de que Espino evite el encuentro con los diputados. 

ASI ANDAN LAS COSAS. 

roger_rogelio@hotmail.com 

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
Back to top button