CONFIDENCIAL

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

Se llegó la hora.

Se llegó la hora. Ayer miércoles terminaron las campañas políticas y los tamaulipecos tendremos un espacio para reflexionar y razonar el voto antes de acudir a las urnas el cinco de junio próximo.

A partir de hoy jueves, los tres competidores por la gubernatura, César, “El Tuko” Verástegui Ostos, Américo Villarreal Anaya y Arturo Diez Gutiérrez, deberán guardar silencio.

Ya tuvieron tiempo suficiente para tratar de “venderle” su oferta de gobierno al electorado. Lo que se hizo, se hizo.

Ahora el balón está en la cancha del ciudadano. Toca a nosotros reflexionar con responsabilidad a quien elegiremos para que sea el siguiente gobernador del estado.

Igual que otras veces, hoy le digo y le pido que se tome en serio las cosas. Piense bien a quien le va a entregar su voto. Analice los pros y contras de cada candidato. Anticipe eventuales escenarios a futuro, por ejemplo, en el tema de seguridad pública.

¿Quién de los candidatos tiene el mejor perfil para garantizarnos la seguridad pública que hoy tenemos?

No se deje influenciar por las encuestas ni por los triunfalismos de los candidatos. Es normal o natural que los tres se digan, “seguros ganadores”. Sería absurdo que alguno admitiera un riesgo de derrota.

Tampoco se deje intimidar. No se crea aquello de que le van a quitar los beneficios de algún programa social si no vota por tal o cual candidato. Eso es falso. 

Nuestra obligación como ciudadanos no solamente es ir a cruzar la boleta. Lo que verdaderamente importa es que lo hagamos con responsabilidad, pero sobre todo votando por el que usted decida y no por quien le digan.

Eso sí: lo peor que usted puede hacer es no salir a votar. Demostrémosles a los partidos políticos que somos los ciudadanos quienes tenemos la última palabra a la hora de elegir a un gobernante. No permitamos que el abstencionismo sea otra vez el triunfador.

Por lo demás, ojalá que los gobiernos y el árbitro electoral hagan su tarea. Están obligados a garantizarnos que podremos acudir a las urnas sin riesgos de ningún tipo.

Desde luego que, los candidatos también tienen obligación en ello. Los perdedores deberán mostrar humildad y cordura para levantarle la mano al ganador.

EL RESTO.

¿AMAGO? -El solo hecho de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), hubiera abierto la posibilidad de resolver los temas del desafuero y la procedencia de la orden de aprehensión contra el gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, enseña cierto dolo.

¿En qué cabeza cabe detonar un asunto de esa naturaleza en la víspera de la elección del cinco de junio? Cualquiera que hubiera sido el sentido de la sentencia habría implicado un riesgo de violencia electoral.

Afortunadamente, los ministros decidieron diferir para el 8 de junio la resolución de las dos controversias constitucionales en litigio, y con ello le pusieron hielo a un asunto tan caliente que pudo haber “incendiado” la elección.

Pareciera que, en el fondo lo que se pretendió fue un amago hacia el mandatario tamaulipeco. 

Todo ello no quita que se haya potenciado el morbo entre la mayoría de los tamaulipecos por saber lo que decidirá el máximo tribunal constitucional del país. Solo hay de dos sopas: Se va o se queda Cabeza de Vaca. Así de simple.

Las apuestas favorecen el “se queda”, pero este reportero tiene sus dudas porque la mano del presidente, Andrés Manuel López Obrador, está metida en la SCJN.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button