CONFIDENCIAL 

Por ROGELIO RODRÍGUEZ MENDOZA. 

La vieja policía, se extraña 

Hasta hace al menos 15 años, cada que ocurría en Tamaulipas un homicidio de los conocidos como de alto impacto, la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado, procedía de inmediato a crear un grupo especial, que se dedicaba, día y noche, a investigar el caso y detener a los responsables. 

Fuimos testigo de ello, porque casi 20 años de nuestra vida periodística la dedicamos a la cobertura de la fuente de seguridad pública. Ahí iniciamos como reporteros. 

En esos tiempos vimos operar a infinidad de grupos especiales, para resolver, no solo asesinatos, sino cualquier problemática delictiva que generará presión social. 

Cada que se creaba un grupo especial no había tregua. La instrucción era precisa: los policías y agentes del ministerio público que integraban el grupo, sabían que el fracaso no estaba admitido. De los resultados dependía su degradación o asenso en la estructura institucional.

Muchos asesinatos, de esos que, por la calidad de la víctima o bien por la saña con que se cometían, indignaban a la sociedad, fueron resueltos con prontitud. 

Eran los tiempos de la vieja policía. De esa policía que se hacía respetar. La instancia de procuración de justicia tenía fallas, sí, pero por lo general su eficiencia era mayor. 

Hoy las cosas son diferentes. Lo que queda de la Policía Ministerial, y la ahora policía investigadora, están convertidas en simples entes burocráticos. 

Da pena ajena ver el comportamiento de los policías de ahora. Entran a los restaurantes fantocheando, mostrando con ostentación ridícula su arma en la cintura, aunque lastimosamente en el terreno de los hechos no den una. 

Se dedican a todo menos a resolver delitos, y con ello los niveles de impunidad se han disparado de forma exagerada. 

Derivado de eso, la sociedad ha perdido por completo la confianza en la institución. No es exageración decir que, muchos son los ciudadanos que se abstienen de acudir ante los agentes del ministerio público y la policía, porque creen que les puede ir peor que con los delincuentes.

Le cuento de ello porque, este pasado viernes se cumplió un mes del asesinato del compañero y amigo periodista, Antonio de la Cruz y su hija Cynthia, y la fiscalía general de Justicia sigue mostrando una ineptitud insultante. 

En otros tiempos, desde el primer día se habría conformado un grupo especial. No fue así. Tal vez ese desinterés de la fiscalía se generó desde el momento mismo en que su par federal, la Fiscalía General de la República, atrajo la responsabilidad de la indagatoria.

Eso, sin embargo, no debe ser pretexto para el deslinde estatal. Por el contrario, debe ser un aliciente para agilizar una investigación paralela, como especie de competencia, por encontrar a los responsables.

Lastimosamente no es así. Los funcionarios de la fiscalía, aseguran que tienen “avances importantes” de la investigación, pero, la verdad, nadie les cree. 

De hecho, hemos indagado con agentes del Ministerio Público y policías sobre la investigación, y asombrosamente nadie sabe de ello. 

“No tengo idea de quien tenga a cargo la investigación. Eso lo están manejando directamente en la oficina del fiscal Irving Barrios”, nos explicó un agente. 

Lamentable que así sea, porque cuando un asesinato queda impune, el mensaje que se está mandando a la delincuencia es de que, puede repetir los hechos sin ningún riesgo, porque las posibilidades de que los responsables sean detenidos son prácticamente nulas. 

A estas alturas, y con un mes transcurrido, la fiscalía general de justicia del estado ya debería tener trabajando las 24 horas a un grupo especial en busca de los responsables, materiales e intelectuales, pero evidentemente no hay voluntad ni interés en resolver el caso. 

¡Qué pena que así sea! 

EL RESTO. 

MUJERES PRESIDENTAS. – Igual que en Morena, todo hace indicar que el PAN tendrá como dirigente estatal a una mujer. 

Lo anterior, porque a partir de octubre dejará la presidencia del Comité Directivo Estatal panista, Luis René Cantú Galván, “El Cachorro”. 

Y a menos que haya un cambio de decisión en el último minuto, todo apunta a que, como lo citamos aquí hace algunas semanas, la nueva presidenta estatal del partido blanquiazul, será la todavía diputada Imelda Sanmiguel Sánchez. 

Por esa razón, la neolaredense está pisando a fondo el acelerador en una gira por todo el estado para estrechar vínculos con los comités municipales. 

Sanmiguel es, con mucho, el mejor perfil que tiene el PAN para levantar de la lona al partido luego de las dolorosas derrotas electorales donde perdió todo 

ASÍ ANDAN LAS COSAS. 

roger_rogelio@hotmail.com 

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
Back to top button