CONFIDENCIAL 

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA. 

Primero hay que pagarles bien 

Este martes fue aprobada por el Congreso del Estado la llamada Guardia Estatal. Será la corporación emblemática del gobierno del doctor Américo Villarreal Anaya y sustituirá a la Policía Estatal. 

Muchas críticas se han generado sobre ese tema. La más recurrente es aquella que señala que, en realidad no se trata de una nueva corporación porque lo único que se está haciendo es un cambio de nombre: en vez de llamarse Policía Estatal ahora será Guardia Estatal. 

En lo personal me parece que da lo mismo una cosa que la otra. Es decir, significa lo mismo que se le cambie de nombre o que se construya una nueva corporación, porque el tema de fondo, lo verdaderamente importante es que sea una policía que responda a los intereses y necesidades de la sociedad. 

Toda sociedad merece tener una corporación policiaca que realmente sea su protectora y que garantice el orden público y el combate a la delincuencia. No es posible ni aceptable que los ciudadanos sigamos viendo con miedo a los policías, como ha ocurrido desde hace muchos años. 

En consecuencia, ese deberá ser el reto principal del gobierno de Villarreal Anaya: construir una policía confiable para todos. No importa si se llama Guardia Estatal o Policía Estatal. 

Para lograrlo se requiere, de inicio, mucha voluntad y presupuesto suficiente, sobre todo para garantizarle a los agentes policiales las condiciones mínimas para cumplir con su tarea. 

No puede el gobierno aspirar a tener una policía eficiente y alejada de la corrupción si le sigue regateando salarios decorosos, un seguro de vida, y otras prestaciones básicas para cualquier persona, como lo es el derecho a la vivienda, la salud y la educación. 

Porque ese ha sido el “talón de Aquiles” de toda corporación. En esas carencias se ha gestado la enorme corrupción que durante décadas han padecido las instituciones de seguridad pública y de justicia en general. 

Pagarles salarios raquíticos a los policías y funcionarios de justicia, es hacerlos vulnerables frente a la delincuencia. 

Entonces, si la nueva administración estatal no soluciona esas carencias ya se puede ir olvidando de contar con una corporación como la que describe la narrativa oficial: eficiente y honesta. 

Ojalá y lo entiendan en la secretaría de seguridad pública, la principal obligada en ese tema. Si no lo asimila, entonces, efectivamente lo que se aprobó no pasará de ser un simple cambio de nombre porque la policía seguirá siendo la misma de siempre: una policía a la que todos temen y nadie respeta. 

EL RESTO. 

ALIADO. – El diputado de Movimiento Ciudadano, Gustavo Cárdenas Gutiérrez, cambió de “camiseta”. Ahora es un aliado recurrente del PAN cuando al inicio de la legislatura todo su respaldo era a favor de Morena. 

Este martes, por ejemplo, se sumó a favor de los panistas en algunos dictámenes, y hasta en el posicionamiento de defensa del INE y en contra de la reforma electoral que impulsa el presidente, Andrés Manuel López Obrador. 

Por supuesto que ese voto es oxígeno puro para el PAN, porque seguramente hará diferencia en asuntos relevantes que están en puerta, como por ejemplo el tema del presupuesto de egresos para el 2023. 

ACELERADO. – Ahí mismo, en el Congreso del Estado, el panista, Edmundo José Marón Manzur, anda metido de lleno en la construcción de su proyecto político para convertirse en el próximo alcalde de Tampico. 

El parlamentario sureño trae un activismo intenso, tanto en su distrito como en la misma tribuna legislativa. 

El problema para el panista es que en el PAN hay otros aspirantes que también tienen méritos e incluso mayor respaldo de los factores facticos del puerto, sobre todo del sector empresarial que es el que tradicionalmente decide al nuevo presidente municipal. 

En esas condiciones habrá que ver si le alcanza para cumplir su sueño. 

ASI ANDAN LAS COSAS. 

roger_rogelio@hotmail.com 

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
  • OPTICA POLITICA
Back to top button