El drama de Alfredo Adame y sus hijos

Contacto/Agencias

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 20 (EL UNIVERSAL).- Hace dos años, las palabras que Alfredo Adame dedicó a sus hijos, impactó entre el público: “Me tuve que deshumanizar y decirles: ya no los quiero, no los necesito. No lo merecen y no creo les haga falta”.

Y agregó que buscaría los caminos para quitarles el apellido Adame a Diego, Sebastián y Alejandro, a quienes procreó con Mary Paz Banquells, su pareja por más de dos décadas y con quien había sostenido un proceso de divorcio en 2018

“Voy a ver si se puede”, dijo el actor al programa Chismorreo TV.

Recientemente, en declaraciones a la prensa, apuntó que los había desheredado y que no llevaban su sangre.

“Ya no quiero que sean mis hijos”, indicó.

La relación entre Alfredo y los ya jóvenes se había roto en enero de 2019, cuando se distanció del mayor, Diego de 29 años, que era el último lazo que lo sostenía con ellos.

El propio Diego dijo que la decisión era porque él buscaba la paz y la felicidad en su vida.

“Después de analizarlo tomé la decisión de que había personas que había que cortar de mi vida”, indicó a medios.

Antes, con Sebastián de 23 años, había tenido roces porque el también conductor le había pedido ser prudente con su homosexualidad. De hecho, su padre le había mencionado que no diera entrevistas al respecto, pero él las siguió dando y ahí vino la molestia.

Alejandro de 27 años, se solidarizó con su hermano, y eso lo tomó a mal su padre.

A eso hay que agregarle que Adame llamó “golfa” a la madre de los tres, algo que simplemente no le perdonaron.

Esta semana, arrepentido, Adame envió un mensaje televisivo a los tres, asegurando que los quería mucho y ojalá pudiesen un día arreglar sus diferencias.

En el mismo, aseguró que le lastimó que su madre los alineara en contra de él, algo que horas después negó Sebastián en entrevista con Televisión Azteca.

“Al día siguiente (del divorcio) lo fui a ver, salíamos a comer cada domingo con él”, subrayó el joven.

Reconoció que hay ganas de reconciliación, pues han sido dos años fuertes para todos, dejando en claro que no habría problema si su padre no desea estar en sus vidas.

“Pero si ahora quiere retomar la relación, bienvenido”, expuso.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button