En riesgo el INE por reforma electoral

La Confederación Patronal coincide en que dicha reforma no brinda garantías

Por Claudia Velázquez

En la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) coincidimos con lo expresado por la Comisión de Venecia en su reporte CDL-AD (2022)031, en el que advierte que la iniciativa de reforma constitucional en materia electoral propuesta por el Ejecutivo federal no brinda garantías de independencia e imparcialidad en el árbitro electoral que sustituiría al actual INE.

En la opinión expresada por el órgano consultivo de la Comisión Europea para la Democracia, se concluye además que el procedimiento propuesto para elegir de manera directa a los consejeros del denominado Instituto Nacional Electoral de Elecciones y Consultas (INEC) y jueces del Tribunal Electoral debe ser reconsiderado, ya que no se apega a los estándares internacionales y mejores prácticas en materia electoral.

En Coparmex estamos convencidos que las modificaciones propuestas en la iniciativa no garantizan procesos electorales confiables, expresó el presidente local Héctor Treviño.

Creemos que, si bien tenemos una democracia perfectible, una Reforma Electoral como la propuesta, desde el partido en el poder, es innecesaria y perjudicial, puesto que hoy tenemos un sistema que garantiza la voluntad ejercida por los ciudadanos. Prueba de ello es la alternancia en la presidencia de la República y en la mayoría de las entidades federativas.

La certeza que dan las autoridades electorales proviene de su origen ciudadano; son los ciudadanos los que hacen posibles las elecciones y no debe haber cabida a una regresión.

Coincidimos con la opinión de la Comisión de Venecia que establece: “Esta reforma, de adoptarse, cambiará radicalmente el sistema electoral en México y la gestión de su proceso electoral.

 Anteriormente todas las reformas electorales constitucionales habían sido propuestas por la oposición. Esta es la primera vez que el presidente -cuyos partidarios políticos tienen la mayoría en el Congreso- inicia cambios constitucionales tan ambiciosos que afectarán significativamente las próximas elecciones a realizarse en 2024”.

 Por ello, insistimos en el llamado a los legisladores de todos los partidos políticos para que no aprueben la citada reforma, pues no garantiza el fortalecimiento de la democracia; aunado a lo anterior, la Comisión de Venecia señala: “si el sistema y la administración actuales han asegurado la independencia, gozan de la confianza de la mayoría de los actores electorales y han demostrado ser capaces de garantizar varios ciclos electorales exitosos consecutivos, es imperativo que las nuevas autoridades de gestión electoral y las jurisdicciones especializadas brinden al menos las mismas garantías de independencia y debe ser capaz de ofrecer al menos la misma calidad del proceso electoral que sus antecesores”, comentó finalmente.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button