Grupos criminales acuerdan tregua en Guerrero

CHILPANCINGO (EL UNIVERSAL).- Las organizaciones criminales La Familia Michoacana y Los Tlacos pactaron una tregua, tras la masacre en la comunidad Las Tunas en la sierra del municipio de San Miguel Totolapan, en la región de la Tierra Caliente de Guerrero.

El director de Centro de Defensa de los Derechos de las Víctimas de la Violencia, Minerva Bello, el sacerdote José Filiberto Velázquez Florencio, informó el miércoles los hermanos Johnny y Alfredo Hurtado Olascoaga, presuntos líderes de la Familia Michoacana hablaron por teléfono con el líder de Los Tlacos, Onésimo Marquina Chapa y acordaron un cese “al fuego”.

El sacerdote explicó que la tregua será en todos los territorios donde las dos organizaciones mantienen disputa.

Velázquez Florencio dijo que desconoce en qué consistió la tregua, “sólo que habrá cese al fuego”.

Dijo que en esta tregua no participó ni tampoco los obispos de Guerrero, que según el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, José de Jesús González Hernández, a inicios de este año dialogaron con los líderes de la Familia Michoacana y Los Tlacos para que acordaron un tregua, pero éstos se negaron.

La negativa, según dijo el obispo, fue porque no quisieron ceder la comunidad Las Tunas.

El sacerdote afirmó que en esta ocasión no fue necesario intercambiar los números telefónicos porque los líderes de ambas organizaciones criminales han mantenido diálogo desde “hace meses”.

De acuerdo con las autoridades, la Familia Michoacana y Los Tlacos mantienen una cruenta disputa en la parte de la Sierra que abarca los municipios de Heliodoro Castillo (Tlacotepec) y San Miguel Totolapan.

En este 2024, en estos municipios se registraron dos masacres. La primera en la comunidad de Buenavista de Hurtado, en Tlacotepec. Ahí, según los pobladores, integrantes de la Familia Michoacana atacaron a la comunidad hasta con drones. El resultado fueron 10 hombres muertos que después fueron quemados.

La otra masacre ocurrió este lunes, en la localidad de Las Tunas, en San Miguel Totolapan. Ahí en un presunto enfrentamiento murieron de 16 de la Familia Michoacana y uno de Los Tlacos.

En la región de la sierra esta disputa ha provocado decenas de desplazamientos forzados.

Los Tlacos y la Familia Michoacana también tiene una disputa en municipios como Iguala, Apaxtla, Teloloapan, Tepecoacuilco, Huitzuco y Taxco.

En Taxco la disputa entre estas organizaciones criminales ha sido atroz: la ciudad, uno de los principales destinos turísticos de Guerrero, se convirtió en un drama. Los asesinatos, las desapariciones, las extorsiones, los ataques son cosas de todos los días.

Hace unas semanas, la ciudad vivió una de sus peores crisis, se paralizó por la falta del transporte público que provocó la suspensión de clases y la caída del comercio y de la ocupación hotelera.

Ante el avance de la Familia Michoacana, Los Tlacos se aliaron con las organizaciones criminales de la Costa Grande: Los Granados, Los Maldonado y Los Arreola, todos conformaron la Federación Guerrerenses que expresamente busca detener el avance de la Familia Michoacana.

En la Costa Grande mantienen una disputa por el control de ese corredor de la Sierra que comienza en la comunidad de Santa Rosa de Lima, en Tecpan, y termina en la localidad de El Durazno, en el municipio de Coyuca de Catalán, en la Tierra Caliente.

La marca de esta disputa es la masacre de 13 personas en un palenque en el municipio de Petatlán.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button