“La carpintería un oficio de grandes satisfacciones”

JAIME  RAMÍREZ

Único en realizar catres de ixtle y lona, su artículo con más demanda en tiempo de calor.

Marissa Sánchez

Don Jaime Ramírez Martínez, con 72 años de edad, sanfernandense, quien aprendió de su recordado padre Joaquín Ramírez Contreras quien su padre aprendió de su recordado tío Jesús Mejía, el oficio de la carpintería al trabajar desde conocer la madera en los árboles y corte de cada tronco para realizar los diferentes trabajos en madera.

Describió que desde los 6 años de edad aprendió el valor del trabajo digno y compartió la vida con su familia aprendiendo de la carpintería y describe que su padre y tío ellos fueron pioneros en realizar las ruedas de las carretas y trabajar con la madera así como que tiempo era ideal para talar de los árboles de mezquite, pino, cedro y fresno.

Añadió que sus trabajos fueron muy buenos de gran calidad en su elaboración y diseño que con el paso del tiempo el no fue aprendiendo realizando esta labor por muchos años al crear closet, puertas, casas de madera, reparaciones y lo que más le impactó y sigue siendo su especialidad son los catres.

Señaló que años atrás cuando las ferias duraban semana venían muchos familiares a las fiestas y pues lo más práctico para acomodarlos eran los catres ya que podían ponerlo por doquier y descansar tanto en campo como en la ciudad.

Añadió que este trabajo lo aprendió ya de memoria en cada una de sus medidas y la buena elección de la madera que lleva sus pijas y la tela de lona o ixtle que ocupa y pues su practica ya dominada por muchas décadas puede terminar un catre en una hora promedio.

Agregó que hoy día lleva un sin número de artículos que ha creado ya que su producto es muy demandante en tiempo de calor y han llegado a la región y hasta la unión americana.

Describió que este artículo práctico es duradero cuando le dan el buen uso solo para descansar y cuando lo guardan con la manta hacia afuera y lo ponen en resguardo en un lugar que no se moje.

Sus costos eran en sus inicios en 200 pesos y hoy día ante los aumentos constantes de sus materias primas se venden en 1400pesos  en ixtle y 1600pesos en lona siendo su duración de muchos años ya que todo depende de la buena madera y cuidado.

Este legado de la carpintería lo aprendió de los pioneros recordados como: su padre, Joaquín Ramirez, Felipe Alvarez, Clemente  Quezada, Teófilo García,Tomas Davila quienes fueron carpinteros de 1925 y que dejaron grandes enseñanzas y él y sus hermanos y qué pasó este legado a sus hijos ya que siempre les enseño lo básico aprender de la carpintería y que ha quedado como oficio para ellos quienes también fueron se prepararon como profesionistas pero tienen las bases de la carpintería.

A sus 72 años hoy día se especializa en realizar catres siendo este su sustento y su actividad le ayuda y le motiva para sentirse útil y de contribuir a vender de su producto práctico para la población ya que tener un catre en casa te saca de muchos apuros para poder bien descansar bajo una sombra o en lo fresco del campo y dormir cómodamente.

Finalmente dijo Ramirez Martínez que mientras sus fuerzas le permitan seguirá teniendo la habilidad para elegir las mejores materias primas y creando catres para la población que así desee comprar ya sea en su hogar o en negocios donde es proveedor.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button