LIBRE EXPRESIÓN

por Martha Isabel Alvarado.               

Ni buenos, ni rápidos 

.-“Makito” y Gattás, alcaldes hambrientos

.-Pretenden crear impuestos por ‘respirar’

.-Fraude de Comapa-Tampico, ‘en un hilo’ 

.-Congreso y la FGJE se la llevan calmada

Mucho se está hablando del presunto fraude millonario que se habría perpetrado en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de la zona conurbada que comprende los municipios de Tampico, Altamira y Ciudad Madero. 

Incluso se dice que el -aún- Fiscal de Justicia del Estado, IRVING BARRIOS MOJICA estaría listo para proceder legalmente contra quien resulte responsable de dicho desfalco. ¿Quién será?. 

El 28 de junio pasado, GABRIEL ALEJANDRO GUERRA TURRUBIATES fue designado gerente general de dicha dependencia, en sustitución de FEDERICO RIVERA SCHOTTE, quien fue removido del cargo bajo una ola de especulaciones. 

Un par de días después, en la sesión del Congreso Local de fecha 30 de junio, fue aprobada una reforma a la Ley de Aguas de Tamaulipas, a través de la cual se estableció un ‘blindaje’ en torno al nombramiento de Guerra Turrubiates. El cual quedó estipulado en la forma siguiente:  

“Para efectos del presente artículo, la o el Gerente General en funciones no podrá ser removido o suspendido de su cargo, sin que medie ratificación de lo anterior por parte del Congreso del Estado”. 

“Así mismo, la o el Gerente General en funciones, continuará en el desempeño de su cargo hasta en tanto la nueva propuesta de la persona titular del Poder Ejecutivo sea ratificada por el Congreso del Estado”.

¿A qué viene todo esto?. Pues a que presuntamente, el nuevo gobierno estatal procesará judicialmente a Gabriel Guerra por el supuesto desfalco millonario, pero antes procederá a revertir la reforma del 30 de junio pasado. 

En la sesión de ayer del Congreso tamaulipeco, fue anunciada la iniciativa enviada por el gobernador AMÉRICO VILLARREAL ANAYA para dejar sin efecto el multicitado ‘blindaje’.

Sin embargo, la Iniciativa fue turnada a la Comisión de Estudios Legislativos, y no se sabe cuándo sería sometida al Pleno. 

No es por intrigar, pero los diputados locales de Morena han demostrado, en más de una ocasión, que no son tan buenos ni tan rápidos para hacer las cosas. Son malos pa’ los ‘mandados’. 

Habría que recordar que, en el arranque de la 65 legislatura local (en octubre de 2021), entonces con mayoría de Morena, el otrora presidente de la Junta de Coordinación Política, ARMANDO ZERTUCHE ZUANI, declaraba “muy echado para adelante” que revertirían todo lo aprobado por el anterior Congreso panista. 

En aquellos ayeres, Zertuche Zuani se aventuraba a decir que anularían la protección que la 64 legislatura dio al entonces gobernador Cabeza de Vaca y hasta hablaba de “meterlo la cárcel”.

Lo cierto es que Zertuche Zuani resultó “puro jarabe de pico”. Por lo mismo, fue destituido de la JUCOPO y hasta de la coordinación de la bancada de Morena en el Congreso tamaulipeco. Cabeza de Vaca concluyó su mandato y hasta cierto punto tuvo una salida ‘tersa’. 

¿Pasará algo semejante con el gerente de la Comapa de Tampico, Gabriel Guerra y sus ‘padrinos’, o pagará alguien por el desfalco al organismo de agua y drenaje de la conurbada?

En vía de mientras, ya lo hubieran suspendido del cargo, en aras de garantizar la efectividad y limpieza de la investigación. 

Capaz que, de aquí a que se haga el ‘cabildeo’ de los votos para lograr la mayoría calificada en el Congreso local, misma que se requiere para reformar la ley del Aguas de Tamaulipas, “se les pelan” los ganones de la Comapa de Tampico. Dícese que uno de ellos, es el Senador ISMAEL GARCÍA CABEZA DE VACA. 

Por cierto, tampoco se ha formalizado en el Congreso local el proyecto del gobernador AMÉRICO VILLARREAL, para elevar a rango de Secretarías la Comisión de Energía y la Comisión Estatal del Agua. El titular de esta última, RAÚL QUIROGA ÁLVAREZ, sigue siendo Encargado de Despacho.

Por otro lado, tanto que se ha criticado al alcalde de Reynosa, CARLOS VÍCTOR PEÑA ORTIZ que llegó al cargo bajo la ‘franquicia’ de Morena, por su ‘obsesión’ de recaudar dinero, dando ‘rienda suelta’ a los elementos de tránsito y vialidad, así como por su intento de cobrar un impuesto municipal al transporte de carga. 

Y resulta, que hay otro alcalde, también de Morena, que está resultando igual de “hambriento”. Se trata de EDUARDO GATTÁS de Victoria, que busca implementar un Derecho llamado Licencia de Funcionamiento, equivalente a cobrar a los negocios un monto de 2 mil 400 pesos, tan sólo por abrir sus puertas. 

CONTRAFUEGO: Traen “hambre vieja”.

Hasta la próxima.  

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
Back to top button