Llevan 5 décadas vendiendo comida

DON RAFA Y DOÑA ROSALINDA

Preparan unas ricas enchiladas, tamales, tacos

Marissa Sánchez

Aprendiendo de la cocina y preparación de alimentos de su suegra la recordada Moncerrat Lerma Lerma, Doña Rosalinda Mora de Flores, dijo que este trabajo le permite hoy día  junto con su compañero Don Rafael Flores Lerma, ser autosuficientes al dedicarse al comercio de vender comida, ya por más de cinco décadas.

Describieron que su suegra y sus seis hijos, dedicados a la venta de comida en aquellos años costaban a 3 por 10

pesos y 2 tamales por 10 pesos e iban a vender en la central de autobuses flecha roja, desde temprana hora preparaban las tradicionales enchiladas y las salían desde temprano hacer comercio de los productos elaborados y que ponían en cubetas de metal así como tambien al punto de las Norias en paso de la gente que transitaban la carretera federal.

Detalló que al conocer y matrimoniarse con Don Rafa, ya hoy día 52 años de matrimonio, procreando 8 hijos a quienes se les enseñaron los valores de trabajo de los esfuerzos que se realizan día con día.

Describieron que de lunes a viernes siempre desde temprana hora, preparan de las enchiladas rojas de Chile casbabel , queso, cebolla, tortillas, tamales en hoja de plátano y de maíz así como tacos y totopos preparados.

Las satisfacciones de esta actividad han sido buenos ya que son libres de su tiempo, propios patronales y pues el sustento de vida para sacar adelante a sus hijos hasta que ellos pudieran valerse por sí mismos.

Los últimos 11 años su actividad lo siguen realizando ya más a su paso y se ubicaron en lugar fijo por la plaza principal en horarios de 9:00 a 14:00 en promedio llevando las porciones para sacar el día y volver a retomar las labores al día siguiente, preparando de nueva cuenta de los alimentos y llevarlos a vender.

Agradecidos con Dios, con la vida y porque este legado aprendido de su suegra lo aprendieron sus hijos y nuera y nieta que también realizan esta actividad de trabajo digno para subsistir en este tiempo terrenal.

Con esperanzas de seguir realizando estas tareas que les permiten mantenerse activos y útiles satisfaciendo las necesidades de alimento a la población que acude a diario a consumir de sus productos.

Merecido reconocimiento a Don Rafa y Doña Rosalida.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button