LOS PUNTOS SOBRE LAS…

QUE DÍA EL DE AYER, CARAJO

POR ANGEL VIRGEN ALVARADO

“La población está bien y en calma”, nos dijeron.

Sin embargo, ayer la frontera de Matamoros, Tamaulipas amaneció con sobresaltos.

Desde antes de las seis de la mañana las redes sociales del Internet se saturaron advirtiendo de eventos que provocaron emergencia social.

Horas más tarde, gracias a Dios, las autoridades lograron restablecer el orden.

Bien dice el mero jefe del partido MORENA: “La gente está feliz, feliz, feliz”

MI PECHO NO ES…

MI AMIGO EL CÓNSUL, HÉCTOR AGUILAR, envía este WhatsApp

Cuando tiras la toalla al piso, Dios la toma y la coloca otra vez en tus manos y te dice:

“No olvides que esta lucha es de los dos”.

Con todo mi cariño, para ti.

Léelo. ¡Es bueno!

Las ventajas de envejecer.

Nunca cambiaría a mis increíbles amigos, mi vida maravillosa, mi querida familia, por menos canas o por un vientre más plano.

A medida que he madurado, me he vuelto más amable, y menos crítico conmigo mismo.

Me he ido convirtiendo en mi propio amigo …

No tengo sentimiento de culpabilidad al comer unas galletas de más, o al hacer la cama cuando quiera, o comprando algo tonto que no necesito.

Tengo derecho a ser desordenado o extravagante.

He visto a varios amigos y seres queridos abandonar este mundo demasiado pronto, antes de que se dieran cuenta de la gran libertad que aporta la vejez.

¿Quién me reprocha, si me pongo a leer o a jugar con mi ordenador hasta las cuatro de la madrugada y dormir hasta el mediodía?

¿A quién le molestará que me quede en la cama o frente al televisor, todo el tiempo que quiera?

Bailaré al son de aquellos éxitos maravillosos de los años 70, 80 y 90, y si de paso me entran ganas de llorar por un amor perdido, pues lloro …

Cuando quiera, caminaré por la playa con esos pantalones cortos, demasiado ajustados para un cuerpo ya en declive, y me sumergiré en las olas con abandono, a pesar de las miradas de conmiseración de otros más jóvenes y dinámicos. Ellos también envejecerán.

Sé que a veces tengo descuidos de memoria, pero creo que con respecto a algunas cosas de la vida lo mejor es olvidarse de ellas.

Recuerdo las cosas importantes.

Por supuesto, a lo largo de los años, mi corazón se ha partido o hecho añicos más de una vez.

Sin embargo, los corazones partidos nos procuran fuerza, comprensión y compasión.

Un corazón que nunca ha sufrido es inmaculado y estéril, y nunca conocerá la alegría de ser imperfecto.

Tengo la suerte de haber vivido lo suficiente como para tener gris lo que me queda de cabello y para conservar la risa juvenil grabada para siempre en los surcos profundos de mi cara.

Muchos nunca se rieron, muchos murieron antes de que les salieran canas.

A medida que se envejece, es más fácil ser positivo e independiente. Importa menos lo que piensen los demás.

Yo ya no me cuestiono.

Me he ganado el derecho a estar equivocado.

Entonces, respondiendo a tu pregunta, o si no has preguntado, a tu extrañeza:

Me gusta ser viejo. Me gusta ser la persona en la que me he convertido.

No viviré para siempre, eso lo sé, pero mientras esté aquí, no perderé el tiempo lamentando lo que pudo haber sido y no fue, y todavía menos preocupándome por lo que será, porque puede que ni lo vea.

Y cuando tenga ganas, comeré postre en cada comida.

¿Lo captas?

Por hoy, es todo.

P.D.- Felicidades a todos los albañiles en su día.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
Back to top button