México se complica en su visita a Jamaica y se lleva un empate

CIUDAD DE MÉXICO (EL UNIVERSAL).- No es fácil sacar un resultado en el Estadio Nacional de Jamaica. Así que el empate que logró la Selección Mexicana, con el nivel que maneja este equipo nacional, no se puede calificar de mal resultado.

Se hizo lo que se pudo con una selección “B”, que metió enjundia y algunos buenos destellos de buen juego, pero nada más.

Al final el equipo de Gerardo Martino, es un conjunto que tiene posesión del balón, crea oportunidades de peligro pero no sabe definirlas.

Y atrás, en su área, lo poco que le llegan se convierte en peligro porque los jugadores no llegan a tiempo a las coberturas y eso hace que luzcan acelerados en la toma de decisiones.

En sí, el equipo mexicano es un cuadro que se equivoca en las áreas y así no se puede lucir, ni ganar estos juegos.

Empate a un gol con Jamaica que cierra un verano caótico para el cuadro mexicano, que en los juegos de preparación que tuvo en los Estados Unidos, no mostró “compostura” de la complicada eliminatoria y en los partidos de la Liga de Naciones, no surgió ningún jugador que pueda decirse, se subió totalmente al avión que tiene rumbo final a Qatar.

En la Liga de Naciones, que se reanudará hasta marzo del próximo año, México es segundo del sector con cuatro puntos, debajo de Jamaica que tiene cinco, dejando a Surinam sólo con una unidad.

México no jugó del todo mal. Tuvo para hacer goles, pero no tiene quien los haga, llámese Santiago Giménez, Uriel Antuna u Orbelín Pineda.

El gol de Jamaica marcado por Leon Bailey, apenas al amanecer del juego, en un clara falla de Jesús Gallardo en la marcación, picó el orgullo mexicano que desde ese momento jugó en territorio caribeño provocando jugadas de peligro que no terminan en madurar, con tiros machucados y con buenas actuaciones del portero Andre Blake, que salvó a su equipo de la derrota.

Luis Romo logró el empate con un buen cabezazo (45+2′), pero eso no abrió a Jamaica que siguió metido en su área, aferrándose a un contragolpe para volver a hacer daño. Kevin Álvarez salvó a México del segundo en contra.

La entrada de Diego Lainez le dio un cambio de rostro al cuadro mexicano. El veloz atacante mostró más intención que muchos de los que estaban en el campo, pero al final fue lo mismo: México no tiene gol, no sabe definir y se equivoca en las áreas.  

Se empató, no había para más.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button