“México vive tiempos de violencia y pobreza”

Advierte Iglesia Católica

Llaman a la sociedad, poderes políticos y económicos, y a los gobiernos a trabajar en conjunto

CIUDAD DE MÉXICO (EL UNIVERSAL).– “México vive tiempos difíciles con signos preocupantes de violencia, inseguridad, pobreza, violación a los derechos humanos, crimen organizado y otras plagas que dañan gravemente la convivencia social”, asegura la jerarquía de la iglesia católica.

Por ello, desde su editorial Desde la fe, llaman a la sociedad, los poderes políticos y económicos, y a los gobiernos a trabajar en conjunto para transitar a ser un país en el que los mexicanos se sientan contentos, seguros y las autoridades ofrezcan oportunidades para mejorar la calidad de vida.

“Los obispos mexicanos, reunidos esta semana en asamblea plenaria, nos recuerdan qué es lo que espera Jesús de nosotros en este momento de la historia, y lo han hecho con esa palabra de aliento que proviene del Espíritu Santo y que permite mirar claramente pese a la bruma del camino.

“La Iglesia católica -como lo han dicho nuestros pastores- continuará trabajando para que la paz ocupe el lugar de la violencia, para que la rivalidad abra paso a la reconciliación y el egoísmo a la caridad, para que la unidad supere a la división, la verdad a la mentira, la justicia a la impunidad y la vida a la muerte”, indicó la jerarquía de la iglesia.

La Arquidiócesis señaló que “continuará trabajando para que la paz ocupe el lugar de la violencia, para que la rivalidad abra paso a la reconciliación y el egoísmo a la caridad, para que la unidad supere a la división, la verdad a la mentira, la justicia a la impunidad y la vida a la muerte”.

Sobre todo, a un año de las elecciones presidenciales pues señala que son tiempos en los que la polarización incrementa, por lo que la iglesia católica tiene como labor erradicar cualquier actitud conflictiva y separatista, sin caer en ofensas o señalamientos innecesarios.

“La Iglesia tiene claro el camino para alcanzar la paz en México. Y está haciendo lo propio en cada diócesis, en cada provincia eclesial y a nivel del episcopado. (…) Es necesario regar estas semillas con el trabajo de todos para hacer que den fruto y que surjan más semillas de paz desde la sociedad, los gobiernos y los poderes político y económico.

“La tarea no es sencilla de realizar y requiere el compromiso de todos para trabajar en conjunto. Para que los mexicanos vivamos en un país en el que todos nos sintamos contentos, seguros y tengamos oportunidades para crecer y vivir mejor”.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button