Obispo no recibe al padre Solalinde

El padre defensor de los derechos de los migrantes se inclina por Claudia Sheinbaum, “sería excelente” y dice que ya es tiempo de una mujer para la Presidencia

Por ERNESTO H. SALGADO

José Alejandro Solalinde Guerra, considerado activista y defensor de los derechos humanos de los migrantes, coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur del Episcopado Mexicano, sostuvo un encuentro que sirvió  de conversatorio, como él lo llamó, con los directivos, columnistas y reporteros de  CONTACTO, ante quienes afirmó que su “corcholata” es  la actual jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

En la reunión que se llevó al cabo de manera informal y abierta a todo tipo de diálogo estuvieron presentes: el licenciado  Carlos Arturo Guerra Velasco, presidente del Consejo de Administración; el también licenciado Roberto Carlos Guerra Cantú, director general; José Canales Gutiérrez, director editorial; Ángel Virgen Alvarado y Aliber López, columnistas, Ernesto H. Salgado y la presidenta de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Cabildo de Matamoros, Lic. Rosy Pérez.

El también director del albergue Hermanos en el Camino, que proporciona asistencia humanitaria e integral, además de orientación a los migrantes de América Central y América del Sur, en su paso hacia los Estados Unidos, no explicó por qué no fue recibido por el obispo de la Diócesis de Matamoros ni por otros sacerdotes  de este municipio. “Eso pregúntenselo a ellos”.

Lo cierto, según declaraciones de la Iglesia católica en el año 2018, el entonces obispo de Veracruz, Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, reveló que Solalinde tiene prohibido celebrar misa en la Diócesis de Veracruz “debido a sus constantes ataques a los obispos mexicanos”.

Dentro del marco de la plática que se llevó al cabo de manera coloquial, de forma franca y directa los participantes pudieron preguntar y escuchar de manera clara el pensamiento del controvertido  sacerdote que se encuentra bajo investigación por su ordenamiento presuntamente irregular, ya que abandonó  el seminario tres años antes de ordenarse.

Solalinde afirmó que el Partido Revolucionario Institucional y el panismo deben hacer un acto de contrición por sus errores y abusos cometidos durante los 71 años que gobernaron el país, y culpó al presidente Enrique Peña Nieto y a Felipe Calderón de todos los males del país. Solalinde culpó a Ulises Ruiz Ortiz, ex gobernador de Oaxaca, de ser el gobernador que más lo ha golpeado, y reprobó la actuación del Instituto Federal Electoral y de los poderes fácticos que imponían candidatos.

El defensor de los derechos humanos de los migrantes platicó que tuvo que abandonar el país  en mayo del 2012 debido a que su vida estaba en peligro por su labor humanitaria, que lo llevó a denunciar de manera formal la corrupción en el tema de los migrantes. Ese autoexilio duró dos meses.

Hoy, dijo, son tiempos para las mujeres y Claudia Sheinbaum sería una excelente presidenta y se refirió también a Tatiana Clouthier como otra gran mujer, pero a la que le falta la experiencia de gobierno.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button