Opinión pública

¿Fieles hasta perder la libertad?

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.-  Como dice el sabio refrán: Todavía ven la tempestad y no se hincan.

Saben de sus pecados pero no quieren arrepentirse, enmendarse, pedir perdón a manera de mea culpa para que el castigo terrenal –o divino- sea menor. Desafían el destino ¿que les dieron a beber? .

En una opinión muy modesta, la última, más vale desobedecer al jefe que ya se fue y anda prófugo, a quedarse y perder la libertad ¿no le parece?. En Veracruz tardaron dos años en tumbar y echarle el guante al ex Fiscal delincuente.

Dicen que cada cabeza es un mundo, pero no se entiende la fidelidad hasta la ignominia de los “soldados” que dejó sembrados a lo largo de su retirada ¿les pagó muy bien? ¿les lavó el cerebro?.

Sabemos hoy que a Don Raúl Ramírez Castañeda le entró lo hombre, y lanzó su desafío al poder público que lo encumbró en la Fiscalía Anticorrupción de Tamaulipas. Solicitó amparo para evitar ser destituido por no aprobar los exámenes de evaluación y confianza. No se quiere ir ¿por amor a la nómina?.

No quiere el ingrato verse en el espejo de su colega Jorge Winckler, “fiscal carnal” panista de Veracruz, ahora en el bote por ofrecer “hasta la vida” por el ex Gobernador Miguel Ángel Yunes ¿es el camino que seguirá el tamaulipeco?.

Evade entender que su tiempo pasó, que los panistas desgobernaron hasta el último de septiembre, que ahora hay otro equipo, otro jefe político, otro mando. La política es de oportunidades, amigos y compadrazgos. Querer ser eterno puede costarle la cárcel.

Necesita saber que no fue designado por sus atributos profesionales sino producto del “dedazo” de los panistas. Mas le vale que regrese a Monterrey a atender su despacho jurídico. Por aquellos lugares huyen otros ex funcionarios, y andan en libertad.

Si tiene licenciatura y maestría por la Universidad de Nuevo León, entiende que tarde o temprano el largo brazo de la Ley lo alcanzará. ¿dónde puede esconderse?

Con el poder del Estado no se puede. Los amigos que te ordenaron torcer la Ley ya no están para salvarte, o te van a entregar para salvar su pellejo, como Irving Barrios.

En otros asuntos, el tema político en Día de Muertos fueron las encuestas de intención del voto rumbo al Senado, tanto en la elección extraordinaria como la ordinaria del 2024, con una ventaja de más de dos a uno a favor de Morena por sobre su competidor más cercano, el PAN.

No importa a quien postule el partido de López Obrador. Será una victoria holgada según los sondeos de dos de las principales encuestadoras: Massive Caller y Electoralia, muy certeras cuando la competencia por la gubernatura.

La voracidad de los panistas, errores, soberbia y desprecio por la ciudadanía, alejan cada vez a sus siglas de la intención del voto. Con seguridad el ataúd azul será sepultado en los comicios siguientes.

De haber elecciones para asignar el escaño que dejó el médico Faustino López Vargas, el 52 por ciento de votos serían para Morena, un 22 para el PAN y 5 para el PRI, según Electoralia en su trabajo de investigación públicado este Día de los Difuntos.

No se equivoca, es lo mismo que la demoscopía pronosticó para las elecciones del pasado junio, sin contar con que Francisco Javier haría una elección de estado con reparto de billetes a manos llenas por cada sufragio.

El nombre del candidato es lo de menos. Puede ser José Ramón Gómez Leal, Carlos Canturosas Villarreal, Erasmo González, Mario López Hernández. Los contrincantes no tienen figuras para ir a la guerra. Francisco y su hermano Ismael acabaron con las siglas, las enterraron también.

En sus trabajos de agosto, septiembre y octubre (mensualmente), Massive Caller adjudica entre un 50 y 54 por ciento a los guindas, frente a un 23 o 24 de Acción Nacional. Así será porque al respetable ya no se le engaña.

No supieron interpretar aquella frase muy sabia también que se atribuye a uno y otro político: “Cuando el pueblo dice que es de noche, aunque sea mediodía, hay que encender los faroles”

Hablando de corrupción, a más de un año de las primeras investigaciones, en el Congreso de Tamaulipas se preguntan qué pasó con el caso de una señora de nombre Ana Karen Pozos Zamarripa, ex jefa administrativa con los pastores celestes, acusada de un desfalco de por lo menos 30 melones de pesillos.

Si no suelta la lengua, es la que pagará los platos rotos por acciones que evidente constituyen delito, como el pago de un “bono de salida” por casi medio millón a once empleados (culminar la legislatura anterior) ¿El fiscal carnal anticorrupción la cubrió con su mando de impunidad?.

Morena presentó las denuncias luego de encontrar, por ejemplo, la compra de 150 memorias USB por la suma de 150 mil pesos (a una milanesa cada una). Habrían sido las que regaló Gerardo Peña Flores, entonces pastor legislativo, a cada uno de sus “ahijados” de graduación en una escuela de Nuevo Laredo.

Originaria de Reynosa, fue “dedo chiquito” de Peña en Bienestar Social; se la llevó al Congreso y luego a la General, con un paso por Contraloría.

¿La perdonaron los morenistas? Pagó otros 300 mil por la reparación de tres aires acondicionados, cuya evidencia no existe ¿así o más corrupción?.

Llegó a tener más poder que el secretario General, Guadalupe Torres Carrillo, ahora en problemas con la notaría que le regalaron de “retiro”.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
Back to top button