Opinión pública

Enrique Rivas… Impunidad hasta 2027

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- No es tiempo que el ex alcalde de Nuevo Laredo, Enrique Rivas Cuéllar, se preocupe y solicite amparos de la justicia federal… Al menos hasta diciembre ¡del 2027!.

Arqueará una ceja  después del cinco de junio (del presente) si Morena o Movimiento Ciudadano ganan la elección de Gobernador. Ahí pudiera empezar su caída, pero muy lejos de la cárcel.

Está en el banquillo de los acusados con papeles que hablan de una danza de por lo menos 19 millones de pesos en la compra de un terreno con dinero público. Caben posibles delitos que no ameritan fianza.

Debe estar riéndose y festejando la ocurrencia del actual ayuntamiento que preside Carmen Lilia Canturolsas. La Fiscalía del gobierno panista, en manos de Irving Barrios Mojica, lo protegerá a como dé lugar de cualquier intento de mandarlo a la cárcel. Tiene garantizada la impunidad al igual que otros ex del cabecismo que arañaron el presupuesto.

Para eso trabajaron rápido luego que en junio del 2021 perdieron las elecciones al Congreso local. Legislaron para que el señor Barrios permanezca en la chamba por once añitos.

Comenzó funciones como Procurador en octubre del 2016 y, en diciembre del 2018, se le nombra Fiscal General con vigencia de nueve años, con la posibilidad de ser removido únicamente “por causas graves que establezca la Ley”.

Por si fuera poco, los panistas reformaron la Constitución para requisitar que la salida del Fiscal sea aprobada por las dos terceras partes de los diputados al Congreso, que no tiene Morena y menos si sus legisladores siguen vendiendo la conciencia.

El Congreso será dominado por los azules hasta septiembre del 2024, aun cuando el gobernador sea contrario al PAN.

Antes de terminar la 64 legislatura, sus integrantes se sirvieron con la cuchara grande. Se “autoblindaron” para tampoco ser desaforados más que mediante declaración de procedencia y por la comisión de delitos bien señalados.

Suponiendo sin conceder que el cinco de junino ganara la alianza Juntos Hacemos  Historia, de Américo Villarreal, o  Arturo Díez de Movimiento Ciudadano, el futuro Gobernador no podrá cambiar Procurador hasta cinco años después, ni reformar o adicionar la Constitución porque la fracción de izquierda en el Congreso no alcanza mayoría calificada de dos terceras partes.

En todo caso, si se “vendieran” diputados del PRI y PAN, una reforma a la Carta Estatal necesitaría además el aval de 22 ayuntamientos, que tampoco tienen. Blindaje perfecto.

Los panistas no se anduvieron por las ramas. Es más, ni se preocuparon por remodelar el penal de Tamatán o terminar el nuevo por la carretera a El Mante. Están seguros que no los necesitarán.

Una leve preocupación comenzaría si, en junio del 2024, pierden 24 o más escaños del Congreso.

Por cualquier situación de “emergencia”, el PAN  renovó apresuradamente la mayoría del Supremo Tribunal de Justicia para meter a su gente por los siguientes seis años, o sea hasta el mismo 2027.

Así están Mauricio Guerra Martínez, David Cerda Zúñiga,  Andrés González Galván, Javier Castro Ormaechea, Luis Gutiérrez Aguirre, Noé Sáenz Solís, y más antes llegaron Gloria Garza Jiménez y Omeheira López Reyna. En Justicia Administrativa Gerardo Aldape Ballesteros. Un blindaje a largo plazo.

Protegidos todos los ángulos en caso de no repetir en la gubernatura. El Auditor Superior del Estado recibió nombramiento por siete años a partir del 9 de febrero del 2017, con posibilidad de una reelección por otro tanto. En un descuido el michoacano podría prolongar su estancia en la nómina de Tamaulipas hasta el 2031, sirviendo a los mismos intereses.

Por lo anterior, no vemos por qué el señor Rivas pudiera tener preocupaciones. El equipo panista blindó su posible retirada en septiembre del 2022.

Si gana la oposición, el ejecutivo no la tendrá fácil: Luchar contra un Congreso dominado por otro partido; Auditoría Superior que dice se maneja sola;  con un Fiscal aparentemente autónomo que no le hace caso al ejecutivo, y un Tribunal de Justicia igual “independiente”.

Esto será el comienzo si ganan Américo o Arturo. Luego vienen las ataduras del presupuesto. La contratación, por los que se van, de toda compra de productos, servicios y obra por el siguiente sexenio o más.

Así que para Don Enrique Rivas no hay motivos de temer. Tiene asegurada impunidad hasta el 2027 y, para entonces, tal vez los presuntos delitos por los que se le acusan hayan prescrito ¿suerte? ¿funcionan las complicidades?.

Ahora que, si gana su partido, el PAN, gozará de la protección indefinida y hasta es posible que se le premie con una diputación de partido, esas de regalo, no vaya a ser la de malas que vuelva a perder en las urnas.

En estas condiciones, se nos hace que esta vez no habrá el encarcelamiento de un ex notable como se acostumbró en los últimos sexenios, ejemplo Víctor Manuel Márquez Gatica y Pedro Silva Rodríguez en el cavacismo; Pedro Hernández Carrizales en la era de Tomás Yarrington y Mario Ruiz Pachuca con Egidio Torre Cantú, por señalar algunos ejemplos.

No se necesita ser un genio para deducir que por ahí va el asunto.

Miércoles de sesión del IETAM para tratar juicios sancionadores en contra de “prominentes” del gobierno estatal y candidatos, sin que la sangre amenace llegar al río.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button