Opinión pública

No mentir y no robar: Américo

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Dentro del legajo de cuartillas del Plan Estatal de Desarrollo 2022-2028, hay una frase que marcará para la historia la administración de Américo Villarreal.

“En el gobierno de Tamaulipas la honestidad es un principio absoluto”, dijo, y encierra “la principal diferencia que me separa de quienes ocuparon el poder ejecutivo” en fechas recientes.

Ante un Centro Cultural Tamaulipas a reventar de invitados, con especial mención del embajador de la Unión Europea en México, Gautier Mignot, Américo trazó los ejes de su gobierno en que la honestidad, uno de los principios que enarbola la 4T, va por delante.

Es la línea de diferencia para la posteridad entre los últimos gobiernos priistas y el panista, que llegaron a robar y servirse en lugar de resolver necesidades ciudadanas.

Américo recordó las palabras del Presidente López Obrador y mencionó que “complementamos esfuerzos y servimos con los mismos principios de no robar, no mentir y no traicionar”.

Si algo hay que reprueben y odien los ciudadanos es la corrupción, el enriquecimiento brutal de sus funcionarios, y que sus delitos queden impunes. Hacía falta con urgencia un cambio total  de principios y valores en el gobierno local.

Pasaron demagogos como el de Egidio Torre Cantú que prometió que acabaría con el “diezmo” en compras, la perniciosa práctica de centavear a contratistas y proveedores.

En lugar de sepultar ese vicio, sus colaboradores elevaron la taza de “moches” y los ampliaron de Obras Públicas a Contraloría y Finanzas. Exigían pagos en efectivo para gestionar cheques de contratos.

Y las frases también huecas de Francisco Javier García,  al hacerse cargo del gobierno: “Se les acabó la fiesta a los corruptos” (en referencia al gobierno egidista) que fueron la falacia que al final lo mandó a la basura de la historia.

Desde todos los ángulos y aristas de su proyecto, si cumple al pie de la letra el compromiso, el combate frontal a la corrupción será el timbre que distinga a la segunda administración de los Américos.

“La corrupción -todos los sabemos- es lo que más daño le ha hecho al país y a Tamaulipas”. Lo sabemos muy bien.

Si al final del sexenio falla él o sus colaboradores, que se vean imposibilitados para hacer una gestión honesta, como es el compromiso, la sociedad podrá reclamarles con todo derecho.

A casi siete meses de administración es la principal bandera que le sigue generando aprobación ciudadana, aparte de obras y acciones. Cuando caigan al bote los primeros pillastres, no hay duda que aumentarán las simpatías para el victorense.

La comunidad se había cansado de traidores, rateros y mentirosos. Por eso el voto  favor de Morena y el doctor ¿sí?.

Está enterado el Gobernador: “La corrupción es la fuente de mayor desconfianza hacia a las autoridades, un cáncer que ha deteriorado la imagen de la política y la función pública”.

En otra parte de su mensaje –videos previos-, recordó al pensador universal José Martí en pasajes de sus obras: “No se debe hacer política desde el odio, la ignorancia o la ambición desmedida; sino que la política debe basarse en valores, en virtudes, nutrirse de la ciencia, perfeccionarse con el arte e impregnarse de amor”.

Pues bien, para sus colaboradores, ya está sobre  la mesa el pensamiento, los principios de honestidad, humanismo y pro persona sobre los que descansa la administración americanista. Si alguien le falla deberá irse del equipo. Y si hay delito, recibir penas de cárcel.

El objetivo principal es el bienestar de los tamaulipecos, algo que se había olvidado en los últimos sexenios.

La honestidad viene acompañada con austeridad y eficiencia sin que signifique abandono de programas y proyectos por falta de recursos, “un estado que se ponga verdaderamente al servicio del pueblo” y atienda con prioridad a los más pobres.

Por cierto, entre los asistentes al evento llamó la atención la presencia de Don Arnulfo Rodríguez Treviño, líder de la sección 30 del SNTE, a quien emisarios del pasado calificaron como un rebelde a las políticas del gobierno morenista. Al contrario, en la víspera declaró trabajar en unidad para alcanzar la transformación de la educación.

Es un “viejo lobo de mar” y sabe el territorio que pisa. Asistió también al Primer Informe de AVA; se ha entrevistado en lo personal con él y la secretaria de Educación, Lucía Aimé Castillo.

La confrontación no es buena consejera. Con cautela y buenos modales puede llegar a recuperar, dentro de algunos años, las posiciones que como “conquista sindical” habían alcanzado los maestros en la SET en los gobiernos priístas.

Tema aparte, el PRI estatal anuncia para este miércoles la toma de protesta de su nuevo delegado en Tamaulipas sin mencionar su nombre, en sustitución del regiomontano Felipe Angel González Alaniz, entronizado en agosto de 2021.

Miércoles de sesión del Congreso del Estado. Entre los dictámenes está la reforma a la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas para auditar al Auditor Jorge Espino Ascanio, lo que podría significar el inicio de su caída.

Si los diputados destapan la cloaca del señor, lo más seguro es que se vaya. No es recomendable cambiar pesos por libertad.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button