Opinión pública

Ordenes de aprehensión

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Días difíciles le esperan a los tamaulipecos en los últimos días de campaña y etapa poselectoral. El ambiente se convulsiona y no se espera un buen desenlace de la elección por la gubernatura.

Es un proceso inusual, atípico,  tanto que si alguien del gobierno federal (Gobernación) no mete orden, podría degenerar en violencia. No somos pesimistas pero por ahí va.

Se habla sin confirmar -lo han dicho algunos actores- de órdenes de aprehensión o comparecencia ante la Fiscalía del Estado, en contra de alcaldes como la neolaredense Carmen Lilia Canturosas; el victorense Eduardo Gattás Báez y la edil de Díaz Ordaz, Nataly García.

Esta última solicitó la protección de la justicia federal, y se habla que hizo lo propio un hijo del candidato a la gubernatura, Américo Villarreal.

El secretario del ayuntamiento victorense, Hugo Reséndez Silva, fue separado del encargo por orden de un Juez de Control. Una versión dice que será detenido en las siguientes horas.

En el Congreso del Estado avanza el desafuero de la diputada Ursula Salazar Mojica, también por gestión de la Fiscalía, en tanto la semana anterior fue a dar al penal el dirigente del gremio de Salud, Adolfo Sierra Medina.

Igual agentes ministeriales trataron de detener a los jerarcas de la Brigada Cívica Pedro J. Méndez, de Hidalgo, que controlan los votos de cinco municipios.

Por tradición los gobernadores en turno han querido dejar en el poder a gente suya. No es la excepción con el Partido Acción Nacional, cuando los sondeos de opinión no favorecen a su alianza.

Francisco Javier García, el Gobernador, se está jugando el todo. Ha participado directamente en eventos de promoción del candidato César “Truko” Verástegui, su ex secretario General de Gobierno, y ha realizado giras de actividad en obras del gobierno.

Avaló la licencia del alcalde tampiqueño, Jesús Antonio Nader, para colocarlo al frente de la operación y movilización en la víspera de los comicios. Dedicará todo su tiempo a la campaña.

Y pudiera haber licencias de funcionarios del Gobierno para no correr el riesgo de ser enjuiciados por delito electoral.

No es por exagerar pero hay barruntos de violencia. La semana anterior se dieron bloqueos en la carretera a Monterrey, en el tramo de El Tomaseño, un territorio netamente morenista. Son las autodefensas y están dispuestos a responder en el terreno en que se les busque.

De haber disturbios el árbitro podría no abrir las casillas en esa zona, o bien anular por alguna causa los votos. Todo puede suceder.

Por segunda ocasión diputados y senadores se reunieron en la Cámara Alta para denunciar conductas ilegales del ejecutivo estatal. Ahí estuvieron los representantes Alejandro Armenta Mier, Leonel Godoy la paisana Guadalupe Covarrubias.

Aunque Don IETAM, el árbitro, hizo dos llamadas de atención al hilo a Francisco Javier García, acusan al organismo de imparcial y hacer oídos sordos a 40 denuncias presentadas. Siguen llegando recursos de inconformidad.

Quedan pocos días a las encuestadoras para publicar pronósticos. El último de Massive Caller, de este miércoles, le concede a la candidatura común de Américo Villarreal el 54.1 por ciento de intención del sufragio, contra 29.3 de Va por Tamaulipas y César Verástegui. Es un dos a uno.

Desde el tres de abril, en que comenzó la medición diaria, los aspirantes han crecido pero no en grado superlativo. Verástegui tenía 23.9 por ciento y Villarreal el 46.6.

El segundo debate, programado para el domingo 22, se realizará con dos y no tres candidatos. Américo decidió no participar ante la experiencia de agresiones que recibió en el primer evento ¿le quitará puntos? Está comprobado que los debates no sirven para elevar intención del voto.

Decíamos que la división entre panistas y morenos se acentúan cada vez  y hasta con pleitos. En el seno del Congreso estuvieron a punto de llegar a los golpes el jefe estatal azul, “Cachorro” Cantú Galván, y su compañero guinda Humberto Prieto Herrera.

Ya no son diferencias políticas sino enfrentamiento de enemigos. Los que tienen el poder quieren conservarlo por la vía que sea. Los retadores aseguran que tienen las mayorías ciudadanas.

Las campañas terminarán en 17 días. Continuarán las tensiones por la “ingeniería” del acarreo el cinco de junio. Todo puede esperarse. Es mucho lo que se juega, el presupuesto de miles de millones de Tamaulipas.

Pueden venir actos de intimidación, amenazas, agresiones y toda las modalidades de “mapachismo”, desde la “compra” de los funcionarios de casilla para que no se presenten el día “D”, o los representantes de partido coptados.

Debemos prepararmos para lo inimaginable en asuntos electorales, incluso que comunidades enteras sean bloqueadas para que los ciudadanos no acudan a votar.

Y la “gran noticia” la dio el chilango Alejandro Rojas Díaz Durán, aspirante de Morena a la gubernatura que llegó a encabezar mítines en contra de su mismo partido y de Américo Villarreal. Según él se suma al cardiólogo, pero pudiera ser un siguiente abrazo de la traición.

Si es sincero, tiene credencial de Tamaulipas y se da una vuelta el 5 de junio, Morena ha ganado un voto.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also
Close
  • OPTICA POLITICA
Back to top button