Opinión pública

Rudeza innecesaria contra diputada “moches”

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Llegó con mucha soberbia, partiendo plaza. Pensó que era echarse un trompo a la uña, que la tenía fácil y, a la vuelta de la esquina, convertirse en candidata a la alcaldía de Tampico.

Ursula Patricia Salazar Mojica, la sobrina de quien ya sabes quién, enfrenta hoy acusaciones de corrupción y no halla como superar el problema, aunque solo sea mediático. Una “mano negra” la trae por la calle de la amargura y la recomendación de propios y extraños es que “no le dejen cerca alguna cuerda o mecate.

No es culpa de ella, y seguro que ni del Presidente, sino de quien la hizo candidata, bueno, de quien le obsequió la beca por tres años de más de cien mil mensuales.

Yo no creo que AMLO la haya recomendado para encabezar la lista plurinominal del Congreso de Tamaulipas junto con otro pariente que también se cree “dechado a mano”, José Braña Mojica, radicado en esta capital.

López no es de los que exigen chambas para los parientes , pero sí quienes están cerca de él, y es ahí donde se pudo haber definido la suerte de los descendientes cueruditos.

 “Pepe” como le gusta que le digan, es hijo de Lucía Mojica Obrador, y Ursula Patricia de Ursula Mojica Obrador, ambas primas del ahora jefe de Palacio Nacional.

Había una ristra muy grande de aspirantes con más méritos que los sobrinos. Como quien dice, usurparon espacios que debieron ocupar personas con experiencia y calados en el juego político.

Si bien apegados a la Ley, los jefes del partido no debieron obsequiar así los dos escaños ¿inmoral? Tal vez.

Los golpes no son para ella sino contra el inquilino de Palacio por ser su consanguíneo. Así lo  aprovecha la oposición para golpearlo.

La mejor chambita –tiene licenciatura en Contabilidad- que Ursula ha tenido es la de Jefa de Proyectos del Conalep en Tampico. Lo fue a partir del 2017 y hasta que renunció en septiembre del 2021 para ocupar la diputación regalada.

Contadora  público por la UAT, su experiencia se resume en promotora de la empresa Seguros Monterrey y auxiliar contable del despacho Ramírez Graciano y Asociados.

A no pocos no cayó bien que desde el CEN le aseguraran el escaño en el número uno de la lista plurinominal. Ganó sin ser votada y lo malo es que cree que llegó al Congreso por su popularidad y hasta la hicieron coordinadora del grupo parlamentario.

No es que ambos no tengan derecho a ocupar espacios, sino el parentesco. Los errores que cometan hoy y mañana le rebotarán a ya sabes quién.

En este escenario de  agandalle, que no tiene reversa porque ya cobran, hay que reconocer que se trata de un tema mediático, de ataques perversos con rudeza innecesaria en contra de la muchacha. Hacen creer que la tienen con la amenazante Espada de Damocles.

No hay una sola prueba fehaciente de actos de corrupción por una simple intercepción telefónica, cuya voz a lo mejor no es ni la de ella. Sus enemigos no tienen con qué comprobar que lo sea.

Por lo pronto es amedrentada con la difusión de que el PRD presentó denuncia penal en su contra ante la Fiscalía Anticorrupción ¿con qué pruebas?. Como siempre, “recortes” y “pegotes” de periódicos, portales y redes sociales.

Hasta Don Cachorro Cantú, el cabecilla panista, citó de urgencia a los periodistas para decirles que “secunda” a los asociados perredistas, pero sin aportar  algún elemento creíble.

Está asustada. Los coordinadores parlamentarios se muestran dispuestos a desaforarla y consignarla ¿así de fácil?.

Y para completar la rudeza, esa “mano” le envió a una veintena de sicarios del mitin, plantón y matraca –que cobran a destajo- para acusarla como “diputada moches”.

De que la intimidan, sí. Le faltan asesores que le digan que todo es mentira. En última instancia ni denuncias caerán ante la Fiscalía y, si llegaran a hacerse, van a contener “enlaces” de redes sociales en que previamente aquellos que mecen la cuna mandaron publicar los ataques iniciales. Así de cochina es la política.

Como dicen, de la grabación ¿cómo le van a confirmar que es su voz? ¿quién la acusa? ¿a quién le pidió moches? ¿representando al Congreso donde es una simple diputada? En año político la perversidad no tiene límites.

Cambiando, a escasos días que arranquen las campañas la encuestadora Massive Caller afirma que, en la intención del voto para el cinco de junio, Morena y socios aventajan con el 47.4 por ciento contra 21.6 del grupo Va por Tamaulipas. El 23 aun no decide.

Y en el caso del ayuntamiento Victoria, se pone sobre la mesa el contrato colectivo de los trabajadores, si es legal o leonino, como ese aguinaldo de 93 días y los aumentos según el tabulador autorizado por las autoridades laborales, aparte del contractual.

El equipo que comanda Eduardo Gattás espera respuesta a la consulta que elevó a tribunales para que determinen si es legal o no. De ser afirmativo se les cumplirán sus exigencias.

Por ejemplo, hay gente que no hace nada  y ganan más de 40 mil mensuales; los líderes reciben “piscas” anuales en efectivo (como está en el contraro); un vehículo oficial, 13 plazas para empleados del sindicato (empleados de los empleados) y gasolina semanal. Abundaremos sobre el particular.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
Back to top button