Opinión pública

Colegio de bachilleres: Sigue la corrupción

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Ya no es mucha novedad, pero la corrupción  sigue en el Colegio de Bachilleres de Tamaulipas. La sospecha es que los panistas utilizaron la nómina para pagar a los operadores del Partido Acción Nacional.

Sí, como en su tiempo lo hicieron los priístas para mantener activos a los 43 delegados municipales del partido.

En aquel no muy lejano 2011 el recién nombrado director del COBACHT, Carlos Castro Medina, destapó la cloaca involuntariamente dando de baja y denunciando a los aviadores.

Se giró orden de aprehensión para un “perra flaca” operador del sistema de cómputo, al que echaron la culpa. Al final, para evitar cárcel, se fue al lado “gringo” y no ha regresado.

Pues bien, hoy sabemos que la corrupción sigue por el último informe de la Auditoría Superior de la Federación, en fiscalización realizada a los fondos enviados a dicho organismo, cuenta pública 2021.

Hay 10.5 millones de pesillos pendientes por aclarar, más la cuenta de aquellos que cobraron sin tener perfil o reunir los requisitos mínimos.

Según el dato, se pagó a 39 elementos de personal directivo, administrativo y docente sin ajustarse a la plantilla ni a las normas de la zona económica número dos.

Los jefes del Colegio destinaron pagos a 25 trabajadores que no acreditaron el cumplimiento de los grados académicos requeridos. Cuatro más no se acercaron a los perfiles indispensables.

Pagaron también a siete empleados en dos categorías no autorizadas, causando un daño al erario por siete millones 410 mil pesos. De once adicionales no se hizo la descripción de sus puestos.

En total hay 20.5 millones de pesillos por aclarar por los conceptos de servicios personales en las plazas señaladas ¿quiénes son los responsables? La ASF no ha recuperado ni quinto y pretende hacer cargos para que se le devuelvan.

Desde comienzos del gobierno panista de Francisco Javier García, el Cobacht registró seis directores del ente: Pablo Cantú Hinojosa, el primero a partir de octubre 2016;  Juan Marcos Saldaña García, César Guerra Montalvo, Mario Leal Rodríguez, Efraín Tinoco Sánchez y Patricio Garza Tapia, el último, hasta septiembre del 2022 ¿a quién hacerle cargos?.

El nuevo titular -con la llegada de la 4T-, Rubén Ely Ramírez Rivas, no ha tocado el tema. Está a tiempo de hacerlo, cuando el gobierno de Américo Villarreal está dispuesto a no encubrir a ningún pillastre.

El cabecismo  les brindó protección a delincuentes oficiales desde la Auditoría Superior del Estado, Contraloría Gubernamental y la Fiscalía Anticorrupción. Pero los tiempos ya cambiaron ¿habrá responsables?.

No es todo. En la ASE hay expedientes de cuentas del último sexenio  por la cifra de 71.6 millones. Extrañamente mencionan que los delitos generados por el saqueo de 9.5 millones “ya prescribieron” y los bandidos no podrían ser enjuiciados ¿quién les dijo?.

Afirman que en otros 28.5 millones no puede haber cárcel porque se trata de “procedimiento administrativo”, y en los últimos 33.6 melones “no hubo información” ¿así le hacen al monje?.

Según la auditoría federal, que el fin de semana entregó la segunda parte de los resultados ejercicio 2021, el mayor número de observaciones se dieron en el sector educativo, como es el caso también del Instituto Tamaulipeco de Capacitación para el Empleo. Doña Fede pudo recuperar 10.5 millones más siete mil 500 de intereses bancarios. Es dinero que no se gastó, no lo utilizaron y tuvo que devolverse.

En el Tecnológico de Matamoros se les olvidó ejercer 760 mil pesos. Hicieron que los devolvieran, aunque fuera de tiempo.

Otra sospecha de pago de personal para campañas políticas se da en la Universidad Tecnológica del Norte de Tamaulipas, que igual utiliza fondos federales auditables por el órgano fiscalización del Congreso de la Unión.

Pagaron 3.8 millones de pesos a 88 trabajadores que no correspondían a la plantilla de personal ni a los tabuladores autorizados en el convenio federación-estado. No dicen quienes son.

Respecto a educación tecnológica y politécnica, los auditores encontraron que el Gobierno de Francisco Javier García aportó 13.5 millones menos de lo que estaba obligado según los convenios. Aparte devolvieron 3.5 por inejercicio.

Hay irregularidades aquí y allá, pero en Servicios de Salud de Tamaulipas hay una ristra que merece tema aparte.

Por cierto, como una muestra de que hay confianza en el nuevo gobierno para ejercer y cuidar los recursos, en  2023 Doña Federación tiene el proyecto aportarle a Tamaulipas un gasto federalizado por más de 67 mil millones de pesos, un incremento histórico de casi el 10 por ciento, según el diputado Erasmo González Robledo, presidente de la poderosa Comisión de Presupuesto y Cuenta pública de la Cámara.

Con esa cifra el Gobernador Américo Villarreal comenzará el año con el pie derecho para resolver problemas y atender primero a los más pobres, una tarea que ya inició al presentar este domingo el Plan de Apoyo al Altiplano Tamaulipeco, en la ciudad de Tula.

Ahí mismo, el lunes, presidirá honores a la bandera, encabezará la Mesa para la Construcción de la Paz y sostendrá con los periodista la conferencia de prensa semanal.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
Back to top button