OPTICA POLITICA

Por Aliber López

“Charla con Joel Becerra, decano del periodismo radial”

“Conocedor de la música y los músicos de la región”

El sábado convivimos con Joel Becerra Pesina, los amigos y colaboradores del periódico “Contacto”. Fue una amena tarde en la que se charló de música, beisbol, lucha libre y muy poco de política. Joel Becerra es locutor estrella de la radiodifusora XEEW 1420. Dirige el programa diario “La Voz del Bajo Bravo” y un programa musical sabatino que ha sido todo un éxito porque nos ha permitido a los radioescuchas, conocer un poco o mucho del perfil de los personajes que componen y producen música, locales y foráneos; ese lenguaje universal que nos acompaña desde que nacemos en nuestros ratos de enamorados, felices, nostálgicos, tristes, y hasta en nuestros días de luto por la pérdida de un ser querido.

Becerra Pesina es oriundo de Matamoros, nació en la 4ª. y Terán, hace 68 años; hijo de Marcelo Becerra González y Minerva Pesina de González. Aquí vivió sus primeros años, luego se fue a Coahuila y después a Nuevo León donde hizo sus estudios de Comunicación en Montemorelos y Monterrey, lo que le permitió incorporarse al mundo de la radio dándole vuelo a su pasatiempo preferido, la locución.  En Radio Alegría de Monterrey, recibió su primer salario como director artístico de la empresa a los 17 años.

Nos platica en la mesa que gracias a que desde muy joven (hace 52 años) se inició en la radiocomunicación, conoció la vida e historia de muchos de los músicos que se hicieron famosos, como Los Montañeses del Álamo, Los Mier, Los Alegres de Terán; e igualmente a los grupos artísticos de Matamoros, porque desde los últimos decenios del siglo pasado se ha desempeñado en la misma función de interlocución con artistas e intérpretes de la música. Conoce y ha interactuado con valores artísticos locales y de la región como Rigo Tovar, Freddy Fender, Jose Luis Gómez, Rigoberto Rosales, así como a grupos artísticos como Costa Azul, Mojado, Belén y Alegría, entre otros.

Recordó en esa plática los tiempos en que conoció a Carlos Arturo Guerra Velasco, cuando se hacía propaganda para una Radiodifusora que se instalaría en Valle Hermoso, Tamaulipas y se lanzaría propaganda desde el cielo, como se acostumbraba en aquellos tiempos antes del celular, Facebook y WatsApp. Difusora que, por cierto, hiciera famosa un locutor que tergiversaba lo que leía en los periódicos al dar a conocer las noticias. Decía el locutor cuyo nombre no recordamos: “Llegó un avión lleno de víboras para los árabes”,…perdón perdón, corregía: “Un camión lleno de víveres para los árabes, ya sabia yo que los árabes no comían víboras”. En aquella experiencia de repartir propaganda por avión, se vino una tormenta y fuimos a aterrizar a Brownsville y desde entonces le tengo miedo a los aviones, dice Joel, un decano del periodismo radial por excelencia.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
Back to top button