OPTICA POLITICA

Por Aliber López

“Propuesta de reforma al INE, democrática, justa y austera”

La propuesta de Reforma Electoral enviada ayer a la Cámara de Diputados por el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, no es una Iniciativa de Ley sencilla y fácil de digerir. Al leer superficialmente el texto, saltándonos algunos párrafos, nos percatamos de que contiene muchos cambios sustanciales.

De entrada contiene cambios en alrededor de una veintena de artículos constitucionales, con la pretensión central de integrar un organismo electoral radicalmente diferente al INE (Instituto Nacional Electoral), nominándolo INEC (Instituto Nacional de Encuestas y Consultas) y cuya constitución se definiría mediante el voto Universal y secreto de la población electoral del país, de las propuestas, que el poder ejecutivo, legislativo y judicial (diez por cada poder) se nominaran para ser electos consejeros, definiéndose como Presidente a quien reciba mayor votación de los electores.

La iniciativa propone reducir en 200  el número de diputados federales de la Cámara respectiva, para que quede en 300 y el número de Senadores, de 128 a 96, así como cambiar el método de la elección, presentando listas de diputados y Senadores cuidando la paridad de género y desde luego la cantidad de puestos de elección que habrá en cada entidad, pues al existir disminución de diputaciones y senadurías, cada entidad elegirá a X número de puestos de elección popular dependiendo de su población. Por ejemplo, en Tamaulipas serán elegibles 3 senadores, 8 diputados federales, y como también se reducirán los puestos de elección popular, luego de la reforma, se elegirán solo 20 diputaciones locales, 43 presidentes municipales y tantos regidores, según la población de cada municipio, disminuyéndose sensiblemente el número de ellos, así como los sueldos de todos los funcionarios, que nunca deberán ser mayores a los de los regidores.

Habrá una reducción radical de los gastos del INEC y los que reciban los partidos políticos, desaparecerán los OPL (Órganos Públicos Locales) y se reducirán también esos gastos, pues sus funciones las asumirán los consejeros del INEC y los organismos que se creen para organizar las elecciones para los diferentes puestos de elección popular.

También, si un partido así lo solicita, el INEC podrá organizar elecciones partidistas, se dosificarán los tiempos en los medios de comunicación de manera equitativa para todos los partidos políticos y las elecciones durarán 90 días para la Presidencia de la República, 75 para Senadores y Gobernadores, 60 para Diputados Federales y 45 para Diputados Locales y Ayuntamientos. Tendremos pues, un INEC austero, más democrático y más justo.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also
Close
Back to top button