OPTICA POLITICA

Por Aliber López

“Hace 157 años en Camargo, vencimos a los conservadores de entonces”

“Ahora los prianistas, conservadores actuales, también serán vencidos”

En tiempos de sucesión presidencial, todo lo que pasa a nuestro alrededor está inmerso en ese proceso; no hay hechos ni dichos que no tengan relación con el futuro inmediato y los grupos de poder, tirios y troyanos se la pasan mucho más de  “tres días afilando los cuchillos y los machetes”, como decía un tío, que se la habían pasado hace casi 157 años, los campesinos, las familias y el ejercito que comandaba Mariano Escobedo, que en Lomas de Santa Gertrudis, municipio de Camargo, Tamaulipas, enfrentarían y asestarían una fuerte derrota al ejército francés un 16 de junio de 1866. Un año después, un 15 de mayo de 1867, las armas mexicanas restaurarían el sistema republicano de gobierno.

En tiempos decimonónicos la confrontación era entre liberales y conservadores. A los liberales los representaba el pueblo y el ejército juarista comandado por Mariano Escobedo y a los conservadores los representaban el ejercito francés, Maximiliano de Hasburgo Monarca traído de Europa por los conservadores del siglo XIX. En nuestros días los liberales están representados por el Presidente de la República, la mayoría de los integrantes del Congreso de la Unión en las Cámaras de Diputados y Senadores, el partido MORENA (Movimiento de Regeneración Nacional), sus aliados PT y PVEM y gran parte del pueblo de México. Los conservadores los representan los partidos PRI, PAN, PRD y M.C., los 9 ministros de la SCJN (Suprema Corte de Justicia de la Nación) nombrados en su mayoría por los Presidentes pripanistas de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto y los grupos conservadores empresariales aliados a ellos.

Respetuoso de la legislación constitucional, el actual gobierno ha tenido múltiples dificultades para avanzar en los proyectos de la 4T (Cuarta Transformación) como les ha llamado Andrés Manuel a los cambios efectuados hasta el momento en cuanto a austeridad republicana, lucha contra la corrupción y rescate de las industrias estratégicas para el desarrollo del país, como son las comunicaciones, la energía eléctrica y la petrolera, además de las políticas de bienestar implementadas desde el inicio de su mandato y reformas como la Electoral que actualmente esta siendo ninguneada por un poder, el Judicial, contra los poderes Legislativo y Ejecutivo.

En todo este contexto de confrontación estamos metidos y tratamos de leer todas las “señales” que recibimos sobre el proceso electoral que se avecina para definir los nombres de quienes recibirán el mando en un futuro que no va más allá de los meses de noviembre y diciembre. Sabemos que en este proceso de selección de candidaturas, la opinión presidencial tiene un peso específico en la búsqueda de consensos, razón por la que cualquier comentario, gesto o movimientos, se le dan sus lecturas, aunque sin que todo lo que interpretemos corresponda a lo que finalmente sucederá en el sistema de selección que se utilice en tiempo y forma, por las instancias partidistas que en su momento tomarán la decisión, de acuerdo a la normatividad y tiempos del INE (Instituto Nacional Electoral).

Hace unos días hubo un momento en el que López Obrador, en una conferencia “Mañanera” habló de la necesidad de construir un Gobierno centroizquierdista y algunos pensamos que estaba dando la señal de apoyar a Marcelo Ebrard Casaubón; en otra ocasión, el día de ayer, un periodista de origen británico se manifestó en la “mañanera” como un gran admirador de la 4T y se quejaba del por qué no se le hacia propaganda en las embajadas a las acciones de la 4T que se han estado implementando y que para él, hubiera sido mejor que Lázaro Cárdenas del Rio se hubiera inclinado por apoyar a Francisco J. Múgica en lugar de Manuel Ávila Camacho. Ahí lo interpretamos como un apoyo a Claudia Sheinbaum o Adán Augusto López Hernández y una critica a Marcelo Ebrard.

El Presidente, como siempre, supo salir del paso sin magnificar las “señales” a favor y en contra de sus, llamadas “corcholatas”, quienes por cierto, a estas alturas saben que las encuestas, acuérdense como se acuerden, a la hora en que se tengan que realizar, serán ante los electores en general de toda la nación, y por eso buscan, unos y otros, visitar todas las regiones de la Patria, pues en julio o agosto, tendrán que someterse a la consulta nacional.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
Back to top button