OPTICA POLITICA

Por Aliber López

“FOBAPROA y FERRONALES, regalo zedillista a IP nacional y foránea”

“Los pripanistas de hoy, en el pecado llevan la penitencia”

Cuando en los años 1994-2000 gobernaba Ernesto Zedillo Ponce de León, se activó el FOBAPROA (Fondo Bancario de Protección al Ahorro) dizque para defender a la Banca que se estaba privatizando, del peligro de crisis internacionales y descapitalizaciones; de manera que para enfrentar la crisis heredada por Carlos Salinas de Gortari en 1994-1995 y salvar a los bancos de la quiebra, algunos ya en manos extranjeras, sus deudas privadas fueron absorbidas por este Fondo y hasta la fecha. Si el dinero del rescate equivalía a poco menos de un billón de pesos, ya se ha pagado y hasta triplicada dicha cantidad, pero aún no salimos del pozo del FOBAPROA ahora IPAB (Instituto de Protección al Ahorro Bancario, pues debemos poco más de 1 billón de pesos. Solo hemos pagado puros intereses. Claro, en aquel entonces los “patriotas” fueron priistas y panistas porque acordaron socializar la deuda privada.

Otra gracia de Ernesto Zedillo fue la privatización de Ferrocarriles Nacionales de México, empresa del Estado Mexicano que paso a manos privadas, nacionales y extranjeras, previas reformas constitucionales gracias a pripanistas. En lo que corresponde al “Grupo México” que capitanea Germán Larrea Mota Velasco y quien adquirió el llamado FERROSUR, del que el gobierno de la República negociaba la utilización de un tramo de poco menos de 100 kilómetros, el gobierno se vio obligado a tomar la determinación de expropiarlo temporalmente en virtud del rumbo que tomaron las negociaciones. Larrea demandaba una indemnización superior a los 9 mil millones de pesos por 90 kilómetros de vía, cuando él había pagado poco más de 6 mil millones de pesos por poco más de 1600 kilómetros con todo y carros, equipos y máquinas.

Cuando esas acciones zedillistas sucedieron de reformar la constitución para despojar al Estado Mexicano de sus bienes para privatizarlos, no hubo escándalo mediático y ahora que se expropia de acuerdo a la constitución, para beneficiar un proyecto que beneficia a la nación, los grupos empresariales, sus representantes políticos y los grandes medios de comunicación, “ponen el grito en el cielo”.

Con todo lo que sucede en estos días, pensamos que los opositores al gobierno de la República, “en el pecado llevan la penitencia”. Atacan todos los días al Presidente Andrés Manuel, quien ha aumentado los salarios sensiblemente en lo que va de su ejercicio, que ha impulsado leyes que legalicen la austeridad y que declaren como delito grave la corrupción que ha impulsado leyes que propicien el bienestar social, fortalezcan la educación y la salud y que ha desmantelado instituciones federales viciadas por los manejos opacos de sus recursos. Lo han hecho desde el principio de su mandato en el 2018 y en 2023 mantiene un nivel de aprobación ciudadana del 60 %. En lo que va del mandato MORENA y sus aliados han aumentado las entidades que gobiernan de 4 o 5 a 22 o 23 en caso de que ganen en el Estado de México. Los opositores no tienen banderas, o sus banderas son las de defender intereses foráneos y privados, de mantener privilegios, proteger a delincuentes y liberar a corruptos de la cárcel.

De hoy a la fecha de las elecciones federales del 2024, ya no tendrán mucho tiempo para cambiar. En sus campañas tendrán que ser demagogos y hacer promesas que no cumplirán si es que prometen defender los intereses populares. “El leit motive” de su discurso en los pasados 4 y medio años de gobierno “Lopezobradorista”, ha sido de críticas y descalificaciones constantes al Presidente, la defensa de privilegios de los grupos conservadores y de pilón, la defensa de los intereses foráneos sobre los intereses nacionales. Esa política será su dogal.

—000—

¡Feliz Dia del Estudiante!

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close
Back to top button