Proveedores de uniformes escolares se declaran en crisis

Contacto/Agencias

SAN BARTOLO COYOTEPEC, Oax., abril 27 (EL UNIVERSAL).- La Secretaría del Bienestar del estado de Oaxaca (Sebien) adeuda alrededor de 150 millones de pesos a un centenar de proveedores locales de uniformes escolares para menores del sistema estatal de educación básica.

Esta deuda mantiene en una situación de crisis e insolvencia financiera a los proveedores, quienes no podrán continuar en el programa Vamos juntos a la escuela, implementado desde 2011 por Gabino Cué.

Neftalí Diego García Aguilar, uno de los proveedores de uniformes escolares, explicó que con la pandemia de Covid-19 estuvieron dos años sin trabajo por la suspensión de clases presenciales y el gobierno decretó que no se ejercería el programa, pese a que los recursos ya estaban asignados.

Tras presiones de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), a fines de 2021, se emitió la convocatoria para la entrega de los vales a familias, para canjearlos por uniformes para preescolar, primaria y secundaria correspondientes a 2020.

García Aguilar detalla que únicamente dieron 15 días para cambiar los vales y en algunos casos sólo dos; mismo periodo que aplicó para los proveedores de los uniformes. Por ello, sólo 66% de los beneficiarios pudo realizar el canje. Todos los proveedores cumplieron con la entrega de los uniformes.

El programa Vamos juntos a la escuela recibe en promedio 500 millones de pesos anuales del presupuesto público estatal. Los recursos asignados en 2020 ascendieron a 433 millones 852 mil pesos. Estos se reparten en tres acciones: compra de útiles escolares gratuitos para los estudiantes; alrededor de 200 millones de pesos para la compra de uniformes escolares vía licitación pública y para la entrega de vales a familias con menores en edad escolar, para canjearlos por uniformes escolares con proveedores oaxaqueños.

Anteriormente se daba un plazo de alrededor de un mes para que los padres de familia canjearan sus vales, pero en esta ocasión se redujo el tiempo y 44% de los beneficiarios no los cambiaron, según la directora del programa, Migdalia Cruz Ibáñez. En años anteriores, el monto de los uniformes que se entregaban bajo este esquema ascendía a cerca de 300 millones de pesos, para aproximadamente 900 mil estudiantes. Ahora sólo llegó a 150 millones de pesos.

García Aguilar advierte opacidad e irregularidades en la ejecución del programa, porque ejercieron recursos de 2020 para el canje de los uniformes a fines de 2021; porque redujeron el periodo a 15 días, afectando a las familias y porque el dinero ya estaba etiquetado para este servicio, por lo que no hay una explicación sólida para que a la fecha no se les haya pagado.

En octubre de 2021, se realizó la entrega de los uniformes escolares y el compromiso de la directora del programa, Migdalia Cruz, fue a realizar el pago a proveedores en marzo de 2022.

Los proveedores están descapitalizados ante una nueva convocatoria para la entrega de uniformes en mayo. Sin el dinero que se les adeuda, no serán capaces de adquirir los insumos necesarios para la fabricación de la indumentaria.

“Esta situación sí nos afecta a todos los proveedores de uniformes porque no tenemos el capital para poder surtir nuestros materiales con los que trabajamos cada año para poder surtir a los alumnos y ahora con la situación que estamos viviendo en el país, es muy difícil ahorita conseguir los materiales. Estamos en total desamparo, al no tener los pagos porque no podemos hacer ni un pedido de telas, no podemos ya ni siquiera solicitar créditos, porque ya estamos endeudados”, agrega Marisol Méndez, proveedora de Santa Lucía del Camino.

El proveedor Homero Salguero, de Ocotlán de Morelos, considera que este retraso prolongado en el pago podría ser una estrategia del gobierno estatal, con el fin de obligarlos a salir del programa ante una quiebra inminente, y así dejar el camino libre para dejar fuera a los empresarios oaxaqueños.

“Nosotros estamos con el temor de que poco a poco nos vayamos por propia voluntad a retirarnos del programa como emprendedores oaxaqueños, para sólo comprarle a dos o tres empresas y evitarse broncas. Usted sabe que en ese tipo de contratos que hacen hay mucha facilidad y mejor forma de poder asignarse recursos que estaban destinados para algo y que a final de cuentas van a parar a otro bolsillo”, puntualiza.

Previo a la pandemia había 120 proveedores locales de uniformes; en la convocatoria de 2021 se presentaron 95.

No es la primera vez que los proveedores escolares de Oaxaca se enfrentan a esta situación. Gabino Cué dejó una deuda de 500 millones que el gobierno de Alejandro Murat se tardó dos años en pagar. Ahora, a meses de que concluya la presente administración, temen que los dejen otra vez sin pago.

Por eso, García Aguilar pide la intervención del mandatario estatal para que se haga el pago de todas las facturas y que no se emita una convocatoria para los uniformes de 2021 sin antes pagar adeudos de 2020 que ascienden a 150 millones de pesos.

“Considera que la mayoría de los proveedores son mujeres jefas de familia que también generan fuentes de trabajo directa e indirectamente. Somos emprendedores que nos jugamos con el estado de Oaxaca la generación de inversión, empleos y exigimos un trato preferencial. No priorice razones políticas o de grupos de presión”, expresaron los proveedores.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also
Close
Back to top button