Se cumple un año de que Cruz Azul rompiera la maldición

Contacto/Agencias

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 30 (EL UNIVERSAL).- Tras 23 años de sequía que incluyó seis finales perdidas, fue el 30 de mayo de 2021 que el Cruz Azul logró su noveno título y con ello rompió la terrible maldición que lo aquejaba desde el torneo de Invierno de 1997.

Fue un año de pandemia que estuvo lleno de cambios a nivel mundial y nacional; un año de muchas pérdidas, pero también de satisfacciones, en especial para los seguidores de la Máquina. La buena racha comenzó desde la llegada del peruano Juan Reynoso a la dirección técnica del equipo. Reynoso era el estratega del Puebla y tras los buenos resultados con la Franja, dio el salto para llegar el equipo donde jugó en sus años de futbolista en activo.

En el torneo Guard1anes 2021, el Cruz Azul tuvo una de sus mejores rachas, tras sumar 41 puntos en el torneo regular, resultado de 13 victorias, dos empates y dos derrotas, que los clasificó de manera directa a la liguilla tras quedarse con el liderato general, seguidos por América, Puebla y Monterrey.

En los cuartos de final, los dirigidos por Reynoso se vieron las caras con el Toluca quienes sacaron la victoria en casa 2-1, pero en el partido de vuelta, los Cementeros se impusieron 3 goles a 1 y con este resultado pasaron a la semifinal donde se enfrentaron al Pachuca. En esta fase los goles no fueron tan espectaculares, y al Cruz Azul le bastó un tanto en el partido de vuelta para clasificarse a la fiesta grande del futbol mexicano.

La gran final del Guard1anes 2021 se disputó con el Santos, quienes habían clasificado en la quinta posición y habían dejado en el camino al Querétaro, Monterrey y Puebla. Esta era la segunda ocasión que ambos equipos se veían las caras en una final, la primera fue en el torneo Clausura 2008, cuando los Laguneros se coronaron con un marcador global de 2-3 prolongando la mala racha celeste.

Tras seis finales perdidas en estos 23 años (Invierno 1999, Clausura 2008, Apertura 2008, Apertura 2009, Clausura 2013 y Apertura 2018), el Cruz Azul se había vuelto la burla del futbol local, incluso se acuñó el término “cruzazulear” para nombrar a los errores garrafales de último momento, por lo que había mucha expectativa de si en esta ocasión se rompería con una de las maldiciones más grandes de la historia del futbol mexicano.

El partido de ida fue ganado por la Máquina que se impuso 1-0 con gol de Romo al minuto 71, y el partido de vuelta, que se jugó en el estadio Azteca, el Cruz Azul rescató el empate con gol del “Cabecita” Rodríguez, al 51. El marcador global finalizó 2-1 y con ello terminaron 23 años de agonía para los seguidores del Cruz Azul.

Esa noche, el Ángel de la Independencia de la Ciudad de México se pintó de azul, incluso quienes no eran seguidores del Cruz Azul festejaron por igual el fin de la mala racha. Incluso había fanáticos de la Máquina que nunca habían visto campeón a su equipo, las lágrimas de felicidad y los gritos se extendieron hasta altas horas de la noche y todos los momentos amargos habían quedado en el olvido. Ahora solo desean que no pasen otros 23 años para levantar la copa número 10.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button