“Tin Tan” casi se retira cuando murió su carnal Marcelo

Contaco/Agencias

CIUDAD DE MÉXICO, junio 29 (EL UNIVERSAL).- “Tin Tan” no fue el mismo desde que su amigo y compañero Marcelo Chávez murió; tres años antes de que Germán Valdés falleciera, lo hizo su inseparable carnal, y desde entonces nada volvió a ser igual en el escenario; “Tin Tan” formó junto a Marcelo una de las parejas cómicas mexicanas más entrañables de la época de oro, que con su canto, actuación y baile se volvió la favorita del público durante los 25 años de su existencia.

Germán y Marcelo se conocieron por casualidad en 1943, Germán trabajaba como locutor en Tijuana cuando el cómico Paco Miller lo invitó a unirse a la caravana humorística en la que también estaba Marcelo, quien desde entonces se volvió su inseparable, la magia humorística que generaron con el público fue todo un éxito.

Su combinación que incluía música, canto, baile y mucho humor, se presentó en los espacios teatrales de la capital mexicana más famosos de entonces, uno de ellos El Patio, donde fascinaron al público desde el primer momento; un video inmortalizó el instante en el que tocaron “Rancho grande” al mero estilo pachuco, el cual fue adoptado por “Tin Tan” y que consistía en mezclar el danzón, la rumba y el mambo con el swing, el boogie y el jazz, además de usar palabras y frases en español y en inglés.

La vestimenta característica de “Tin Tan” en sus primeras apariciones eran los pantalones holgados, sacos largos con robustas hombreras y solapas grandes, así como sombreros de fieltro con alas anchas y adornados con una pluma; las corbatas y los relojes de bolsillo con una cadena muy larga también eran parte del atuendo.

—“Tin Tan” y Marcelo, dos carnales inolvidables

En los carteles teatrales de la época la dupla de “Tin Tan” y Marcelo era una constante, primero en escenarios como el Esperanza Iris y El Patio, luego en carteles cinematográficos, donde conjugaron sus talentos en películas como “El rey del barrio”, “El revoltoso”, “El niño perdido” y “La marca del zorrillo”, entre otras.

En noviembre de 1943, Germán Valdés era anunciado como la novedad en el Teatro Esperanza Iris que se sumaba al exitoso “Cantinflas”. Ya desde entonces “Tin Tan” fue visto como un artista exitoso, nuevo pero exitoso, pues apenas comenzaba su andar frente a grandes públicos, en sus inicios su talento lo demostró tras un micrófono en la radio de Tijuana.

En octubre de ese año, EL UNIVERSAL reportó el debut del espectáculo de Paco Miller en el Teatro Esperanza Iris, en él que debutó “Tin Tan” ante las grandes masas; en esa nota de se calificaba a Germán Valdés como el cómico “que no es igual ni se parece a otro”.

Su imán para atraer público aumentó cuando se le unió Marcelo, todo empezó en 1943 en Guadalajara, cuando por casualidad “Tin Tan” lo escuchó tocar y cantar en su camerino, le dijo que no lo hacía nada mal y ambos se presentaron ante Paco Miller, a quien no le disgustó la idea y les propuso presentarse juntos en el show.

Rafael Aviña recuerda que ese fue el inicio de la mancuerna emblemática, pues esa noche les fue muy bien, se llevaron los aplausos del público, y fue tanto el furor, que la gente les pidió que no abandonaran el escenario.

“Tin Tan” y Marcelo sólo habían preparado dos canciones: “Watatina” y “Una mosca pegada en la pared”, por lo que tuvieron que repetir el número en medio de aplausos.

En la película “Hotel de Verano”, de René Cardona, Germán Valdés hace su debut cinematográfico, aparece en un en sketch dentro de la cinta junto a Marcelo, quien no comprende del todo su forma de hablar; Marcelo toma la guitarra, comienza a tocarla y ambos entonan el animado tema “Watatina”.

Entre los muchos momentos icónicos que Marcelo y Germán vivieron en cine, está la película de 1947 “El niño perdido”, de Humberto Gómez Landero, donde en diferentes momentos de la cinta, la pareja de cómicos deleita con sus apariciones versátiles con las que provocan la risa del público dentro y fuera de la pantalla.

—Sin Marcelo, “Tin Tan” se quedó “incompleto”

Marcelo murió de un paro cardíaco el 14 de marzo de 1970, el Día del amor y la amistad; reportes de la época narraron que Germán Valdés lloró como un niño esa noche, la pérdida era irreparable para “Tin Tan”, apenas en 1968 habían cumplido sus primeros 25 años de vida artística y lo celebraron en Acapulco, en uno de los yates de Valdés.

Este diario reportó el fallecimiento de Marcelo Chávez, tenía 56 años y una semana antes de su deceso ya había sufrido un ataque cardíaco, sólo que esta segunda ocasión fue fatal; Marcelo estaba en la Jefatura de Policía porque fue a visitar a su amigo, el coronel Rafael Rocha Cordero, cuando le dio un infarto al miocardio, y aunque lo trasladaron al hospital de la ANDA, ya nada se pudo hacer.

Tras la muerte del Marcelo, Germán Valdés se deprimió y llegó a declarar, muy dolido: “que me perdonen mis carnales, pero Marcelo era mi mero carnal del alma, (su pérdida) es como si me hubieran arrancado un brazo, una pierna’”.

En notas de EL UNIVERSAL de la época, se reportó que Germán Valdés fue visto muy afectado, y por un tiempo se mantuvo lejos de los escenarios, hasta que volvió junto a su esposa Rosalía Julián, “su costilla”, con quien construyó una nueva pareja artística que aunque fue exitosa, poco tenía que ver con la que conformó con Marcelo, su mero carnal.

—49 años sin “Tin Tan”

Germán Valdés nació el 19 de septiembre de 1915 en una vecindad del centro histórico de la Ciudad de México, heredó de la vida varios talentos que supo explotar muy bien, fue el “rey de los pachucos” y el galán cómico que conquistó los escenarios teatrales y la pantalla grande, también un excelente bailarín que siempre le imprimió gracia a sus actuaciones.

Tres pequeños pachucos resguardan la tumba de Germán Genaro Cipriano Gómez Valdés Castillo, el verdadero nombre de “Tin Tan”.

Guadalupe Valdés, la única hermana de “Tin Tan”, nunca se separó de él en sus últimos momentos, y reveló a EL UNIVERSAL que Germán Valdés ignoraba que padecía cáncer, murió sin saber que lo habían desahuciado.

“El rey del barrio”, una de las películas más importantes en la carrera de “Tin Tan”; filmó 106 cintas en total.

“Germán ignoraba su mal. Murió sin saberlo. Le inyectaban cinco ampolletas diarias de morfina para calmarle los dolores. Rosalía nunca dejó que lo enteraran de la enfermedad que padecía, hace ocho meses los médicos lo habían desahuciado”, expresó en 1973.

Germán Valdés murió a las 8:50 horas del viernes 29 de junio de aquél año, llevaba 18 días internado en la clínica de la ANDA, a su entierro asistieron aproximadamente 300 personas, su viuda Rosalía, seis hijos, producto de tres matrimonios, 32 sobrinos y 6 nietos.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button